Melisa "La planta del corazón"

Melissa officinalis es su nombre, pero se la conoce por melisa, toronjil u hoja de limón. Es una hierba perenne de la familia de las lamiáceas, es nativa del sur de Europa y de las zonas mediterráneas.

El uso medicinal de esta planta se remonta a más de 2000 años. Se decía que la melisa era la planta del corazón, ya que tiene propiedades sedantes, que ingerida en tisana hacen controlar las arritmias y taquicardias producidas por los nervios. Es decir, ayuda a que el corazón recupere su ritmo normal. Aconsejada todavía hoy en día por los especialistas para disminuir el estrés, la ansiedad, la depresión y el fastidioso insomnio. También buena para los músculos por eliminar los espasmos, curar el dolor de oído y muelas, y aliviar las migrañas. En uso externo, cura heridas por su acción cicatrizante. Ideal para tomar sus hojas crudas en ensalada, aliñar un coctel, aromatizar el hogar, etc...

Las plantas aromáticas se han cultivado durante siglos debido a su combinación de propiedades y belleza, la melisa ha sido una de las más importantes. Ingrediente principal de la conocida bebida "Agua del Carmen", receta creada en el siglo XVII por los monjes Carmelitas descalzos. Una formula concentrada a base de plantas para calmar las alteraciones emocionales. El médico árabe Avicena decía que tenia la virtud de alegrar el espíritu, y en la época medieval era indispensable en las "formulas mágicas".

Personalmente, he comprado en más de una ocasión infusiones y pastillas de melisa concentrada, y en realidad, no surgió en mi más efecto que el que pudiera hacer una tila. Pero ahora bien, cuando me dio por plantarla en mi casa, he descubierto que lo que parecía un mito de la historia es real. Corte un par de hojas ya crecidas, las machaqué en el mortero y las herví en un vaso de agua. Colé la infusión y me la tome sin pensar. Cierto es que esa noche y las siguientes que repetí, dormí placenteramente como hacía tiempo que no ocurría. Incluso tuve sueños agradables, despertando después de dormir siete horas como si hubiera dormido doce: totalmente descansada, revitalizada y con buen humor.

Después de esto, como se podrá imaginar, he llenado mis ventanas de macetas con melisa que espero que crezcan cuanto antes, ya que la primera la he dejado sin hojas...

 

Melisa

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: