Los ROMANOS destacaron en la invención y utilización de las técnicas mnemónicas, de las cuales una de las más populares era la de la SALA ROMANA. A los romanos no les costó mucho construir este sistema. Se limitaron a imaginar la entrada de su casa y la sala y, luego, a llenar esta última con todos los objetos y muebles que se les ocurrían, utilizando cada uno de estos elementos como imagen de enlace a la que unir todas las cosas que deseaban recordar. Los romanos se cuidaron mucho de no convertir la sala en un basurero; la presición y el orden (ambos, atributos del hemisferio izquierdo de nuestro cerebro) son elementos esenciales de este sistema.

Por ejemplo, un romano hubiera podido construir la entrada y sala imaginarias con dos grandes columnas a ambos lados de la puerta, una talla de una cabeza de león como pomo de la misma y una delicada estatua griega en la parte izquierda del vestíbulo. Junto a la estatua, hubiera vcolocado una estauta con flores y, junto a ésta, un enorme sofá recubierto con la iel de uno de los animales que hubiese cazado; y, delante del sofá, una gran mesa de mármol sobre la que estuviesen varias copas, un recipiente con vino, platos con frutas, etc.

Imaginemos que el mismo ROMANO quisiera tener presente que ha de comprar un par de sandalias, afilar la espada, comprar un nuevo esclavo, cuidar la parra, etc. Le bastaría con imaginar que la primera columna de la entrada de su sala imaginaria está adornada con miles de sandalias, con el cuero recien lustrado y reluciente y un delicioso olor que excita su pituitaria. Podría asimismo imaginar que está afilando su espada en la segunda columna y escuchar el sonido que emite y sentir la hoja cada vez más afilada; a su esclavo se lo podría imaginar montado sobre un fiero león, mientras que los racimos de uvas los podría recordar empleandolos para decorar su delicada estatua e imaginando el color y el suculento sabor d ellas uvas; el casco podría sustituir a la maceta de su planta imaginaria; por último, se podría imaginar asi mismo sentado en su sofá y abrazando al hijo con el que deseaba hablar.

El sistema de la sala romana elimina todas las fronteras de la imaginación y permite recordar cuantos elementos se deseen.

sala romana

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: