Huracán Katrina. El tsunami asiatico suroriental. Ahora el terremoto asesino de Haití, que ha quitado más de 50.000 vidas. En cada caso, la respuesta a un desastre natural ha sido complicada más que todo por la dificultad de dar asistencia médica en un ambiente caótico donde la infraestructura de comunicaciones en la tierra se dañan seriamente o se destruye totalmente.

Para abordar este problema, los investigadores en la Universidad de California, San Diego, han puesto en marcha un proyecto para encontrar mejores maneras para que los funcionarios de emergencia y los primeros respondedores hablen el uno al otro e informen datos -den parte de información y datos sobre la escena de un desastre natural o provocado por el hombre- incluso cuando la infraestructura de comunicaciones local esté fuera de operación.

El nuevo proyecto reune a un equipo interdisciplinario de la Facultad -la mayor parte de quienes han trabajado en otros proyectos- de la Ciencia de la Informática, Cognocitiva, de Ingeniería Eléctrica y de la Medicina deEmergencia en la División del Instituto de California para las Telecominicaciones y la Tecnología de la Información.

El proyecto comienza donde el Sistema de Información original de Internet Inalámbrico para la Respuesta Médica en los Desastres (WIISARD) fue abandonado. "Pues las consecuencias del terremoto en Haití han demostrado lo rígido, que la comunicación es un ingrediente crítico en cualquier respuesta médica en un desastre" dijo Guillermo Griswold, investigador principal en el proyecto SABIO de WIISARD y profesor de la Oficina de Informática y Técnica de la Escuela de Ingeniería.

Los "sitios de desastre tienen a menudo un ambiente electromagnético ruidoso y caótico que hace a las redes inalámbricas no fiables, así que necesitamos encontrar una manera que permita que los primeros respondedores continúen su trabajo -incluso si su conexión a un servidor central está baja." Estos obstáculos críticos deben ser superados si la Tecnología de la Información va a mejorar la comunicación y la toma de decisión después de un desastre.

Algunas de las nuevas ideas incluyen: teléfonos que se equipen de software por encargo; exploradores del código de barras de Bluetooth que permitan que los respondedores exploren la etiqueta de papel de la clasificación de un paciente para sacar a colación su informe médico en sitio; Tecnología de Identificación de Radiofrecuencia (RFID) para ayudar a seguir donde están situados los respondedores en el sitio del desastre; y nuevos protocolos de red. El SABIO de WIISARD también agregará unidades de GPS a los nodos de la red, para estimar las posiciones de respondedores o de víctimas del desastre, triangulando las fuerzas de la señal.

"Nuestra meta no es crear sistemas, pero si identificar y probar los acercamientos que hagan factible utilizar Tecnologías Médicas de la Información para tratar los innumerables desafíos en ambientes de desastre." "Con este nuevo proyecto, esperamos superar varios problemas correlacionados que inhibían el uso acertado de las Tecnologías de la Información en los sitios de desastre para manejar o brindar la asistencia médica."

Tecnoredic

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: