Esta es la emotiva historia, de dos amigos. Un perro de 19 años, llamado Shoep, y su dueño, John Unger.

Shoep sufre, una severa artritis y displasia de cadera, provocada por la edad, siendo tan fuertes los dolores, que no puede conciliar el sueño. Solamente cuando se sumerge en el agua, deja de sentir la tortura del dolor de sus viejos huesos. El otro es un hombre, que devuelve el cariño recibido por el perro, durante la mitad de su vida

Cada atardecer, John se acerca al lago Bakefield, en Wisconsin (Estados Unidos), e introduce a Shoep en la frías aguas, para que alivien su dolor. La falta de gravedad y la temperatura, relajan al animal, hasta el punto en el que se queda totalmente dormido, en el pecho de su amigo.

Shoep y John

Como se aprecia en la fotografía, el perro descansa feliz. Esta, fue tomada por Hannah Stonehouse, amiga de John, quien la publico en su facebook, y en pocas semanas ha sido compartida, por más de un millón de usuarios. La historia ha dado la vuelta al mundo, y han sido numerosas las muestras de apoyo y las donaciones.

https://www.facebook.com/stonehousephoto

John ha explicado, que su fiel compañero, le ayudo a superar una ruptura sentimental, que a punto estuvo de costarle la vida. Cuando el y su novia se separaron, cayó en una fuerte depresión, e intentó acabar con su vida, acudiendo al lago. Su amigo siempre estuvo allí, impidiendo que realizara una locura. Con su mirada, le hizo saber, que tenía que seguir adelante. El perro no durmió, en toda la noche.

John decía: "Me estaba vigilando".

No sabe cuánto tiempo le queda junto a su amigo: "Solo sé que siempre estaré ahí para ayudarle"

Una gran historia, emotiva y cariñosa, que pone de manifiesto, la existencia de vínculos tan fuertes de lealtad, honestidad y desinterés, entre un humano y un animal.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: