Meditar y sus formas. Si os digo la verdad, a mí me cuesta mucho dejar la mente en blanco aunque cada vez voy dejando pasar más los pensamientos sin entretenerme con ellos.
Hay mucha gente que dice que no sabe meditar, que no puede dejar la mente en blanco, que le vienen a la cabeza momentos del día... (la de veces que me he puesto yo a planear el menú del día siguiente...), pero lo cierto es que estamos equivocados. Para meditar sólo hay que estar tranquilos, relajados y no esperar nada. A veces, incluso se puede meditar con los ojos abiertos. ¿No os ha pasado alguna vez que estáis embobados delante del ordenador, por ejemplo y no sabéis qué hacer o qué ibáis a hacer? Incluso cuesta pensar... En cambio, cuando cerramos los ojos y "queremos" meditar empiezan a aparecer pensamientos... Son las trampas que nos pone nuestra mente consciente, que está acostumbrada a llevar el mando y no está dispuesta a ceder su trono al inconsciente. El "truco" está en no rendirse y, aunque aparezcan pensamientos, dejarlos pasar y continuar relajados y, sobre todo, no esperar nada. A veces nos empeñamos en encontrar respuestas a algunas preguntas que nos inquietan (tanto nos dicen que las respuestas están dentro de nosotros que esperamos que una vocecita nos conteste) y, en muchas ocasiones, recibimos respuestas, lo que pasa es que no de la forma que lo haría nuestra mente consciente.
También están las meditaciones guiadas, que suelen tener un objetivo como enviar energía a alguien (últimamente se hacen muchas meditaciones para el planeta Tierra) o detectar cómo nos sentimos en diferentes aspectos de nuestra vida o soltar problemas o dolencias...
Estas meditaciones sí que se me dan mejor. Quizá sea porque estoy acostumbrada a razonarlo todo. Soy muy racional y para todo busco un porqué, así que ir siguiendo un patrón me resulta bastante fácil. Es un tipo de meditación que utilizo mucho por la mañana, nada más despertar y antes de levantarme. Con los ojos aún cerrados, imagino cómo va a ser el día. Digamos que lo "voy creando" y, la verdad, muchas veces sale según lo previsto. Mientras más lo haces más resultados positivos obtienes. Os animo a que lo intentéis. Ojo! No pidáis cosas imposibles porque sólo conseguiréis frustración.

En internet también se pueden encontrar meditaciones guiadas de diferentes duraciones, para que se puedan realizar por personas acostumbradas a meditar y también por quien quiere iniciarse en el tema.
En realidad, la idea de sugerir esta entrada surgió de una meditación que hicimos el viernes, que era luna llena (la segunda luna llena que hubo en el mes de agosto; no pasa mucho que el mismo mes se repita una fase de la luna). Mi maestra de Reiki (yo también soy maestra) me envió una invitación para la meditación que iba a dirigir esa tarde-noche y, aprovechando que tenía la tablet, me conecté y la hice. Fue una pasada. Tenía un chute de energía que apenas dormí por la noche (ya nos dijo al terminar que pusiéramos las manos en el suelo un rato para soltar la energía acumulada pero yo estaba a punto de plegar de trabajar y no lo hice) y una felicidad... 

Bueno, ha sido mi primera entrada y espero que os guste.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: