La meditación como solución del estrés: chackras

LA MEDITACIÓN COMO SOLUCIÓN DEL ESTRÉS

El mundo está acelerado y, avanza a pasos agigantados. El estrés, las prisas, la falta de descanso: nos convierte en autómatas. Individuos, números que tienen que cumplir una tarea en un plazo predeterminado. Actuamos como relojes, como máquinas, y a veces, olvidamos que somos humanos. Por eso nos quedamos atrás, sin fuerzas y sin tiempo. Por eso mismo, desde hace algunos años El estrés es considerado como una enfermedad de los tiempos modernos. No es que antes no existiera: vivir causa estrés, pero era un estrés controlable y, rara vez, se convertía en enfermedad. Para contrarrestar sus efectos nocivos, hay muchos métodos, uno de ellos es la meditación. Usada desde tiempos remotos en los países de oriente, ahora en los países de occidente, estamos conociendo sus virtudes. La meditación lleva a un punto de relajación que la gente de occidente no encontró con las terapias conocidas. Vista desde fuera, puede parecer un poco aburrida, para gente enferma, melancólica, deprimida o paranoica. El individuo no conocedor de las virtudes de esta práctica, cuando piensa en la meditación, ve un monje budista sentado en la postura del loto, con los ojos cerrados y en silencio. Algunos piensan que pierde el tiempo. Ellos son los que más lo necesitan, porque han perdido el sentido de la vida. La vida no es trabajar ni estar haciendo algo siempre. La vida es también, sentarse y disfrutar de estar vivo. Sentir que somos átomos y parte del Universo, de un río, de una piedra o del aire. La meditación nos pone en contacto con nosotros mismos y, con los demás, como parte integrante de un todo. La meditación es científica, silencio, diversión y relajación.

 

La meditación como solución del estrés: mandala

La meditación como solución del estrés

La meditación es una técnica pura y acreditada. En la ciencia, se llamaría: el método de observación. Esta técnica observa. Cuando miras hacia tu interior, es la misma observación, sólo que haciendo un giro de ciento ochenta grados y, dirigiendo la mirada hacia adentro. Te miras. No  necesita un dios, ni Biblia alguna. No es necesario tener una creencia. Un ateo puede meditar. Cualquier persona puede hacerlo. La meditación es un método de volverse hacia el interior. No buscamos a Dios, nos buscamos a nosotros mismos. Estamos perdidos, enterrados entre palabras. Tenemos demasiadas palabras… La mente implica palabras, el yo implica silencio. La mente va sumando todas las palabras. Por el día se acumulan. Te llenan. Te hastían.

El silencio siempre ha estado contigo, no es una acumulación. El silencio es la meditación. Es cuestión de desviar la tensión de las palabras hacia el silencio. La meditación es una pausa, un descanso de toda actividad: física, mental, emocional. Cuando se descansa tan profundo, nada se agita en el interior. Es como dormir a pesar de estar despierto. Se tiene que ser consciente que se está cayendo en un descanso más y más profundo. Este descanso es algo íntimo, sano. El descanso te da fuerzas para continuar las 24 horas del día.

 La meditación como solución del estrés

Hay varios tipos de meditaciones. No hay ninguna que funcione mejor. Cada cual debe encontrar la suya. En un artículo anterior, expliqué qué son los mandalas y cómo nos ayudan en la meditación. Este es otro método para llegar a la meditación:

Método de respiración de los chackras:

Los ojos permanecen cerrados durante toda LA MEDITACIÓN.

Primera etapa: 45 minutos:

Póngase de pie con los pies separados a la altura de los hombros. Abra su boca y comience a respirar rápidamente. Concéntrese en sus chackras. Los chackras son sus centros de energía. Comience con el primer chackra. La respiración se hará más rápida y menos brusca a medida que se desplaza por los chackras. Permita que su cuerpo se afloje y se relaje. Usted puede hacer unos movimientos suaves que vayan soportando la respiración.

Al llegar al séptimo chackra, escuchará tres campanadas. Entonces permitirá que su respiración se haga lenta y, descienda hacia hasta llegar de nuevo al primero.

Este ciclo se repite 3 veces.

Segunda etapa: 15 minutos:

Siéntese. Cierre los ojos. En silencio, respire despacio.  Sienta lo que sea que esté pasando a su alrededor. El ruído. El olor. El tacto. La temperatura. Todo importa. Somos parte de todo. Saberlo nos da paz.

 

Fotos:

1. Spiritual Coaching: http://fatymaalpha.wordpress.com/page/2/.

2, 3. by PUÑUÉS.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: