fotografía meditación

La meditación se ha relacionado siempre con la religión, principalmente con el budismo, y lo cierto es que la meditación es la práctica budista por excelencia: Buda alcanzó el estado de iluminación, un estado de concicencia pura, después de practicar la meditación bajo el árbol Bodhi. Después, se dedicó a enseñar a los demás cómo alcanzar este estado de plenitud, y eliminar el sufrimiento a partir de un estado de calma y de paz interior. Con el paso del tiempo, el budismo se fue extendiendo dede la India por todo Oriente.

Actualmente, en Occidente aumenta el interés por el budismo, y, principalmente, por la práctica de la meditación.

Paralelamente, la ciencia se ha interesado por la meditación, por averiguar en qué consiste y por qué aporta tantos beneficios a nuestra salud física y mental, y se han desarrollado numerosas investigaciones. Estos estudios han demostrado que la práctica de la meditación no sólo ayuda a reducir el estrés y la ansiedad, sino que, aparte de proporcionar una gran paz interior, la meditación puede prevenir, mejorar y tratar muchas dolencias. Algunos estudios sugieren que la meditación aporta estos beneficios:

  • Equilibria la presión arterial.
  • Rejuvenece las células.
  • Aumenta la energía.
  • Fortalece el sistema inmunitario.
  • Ayuda a conciliar el sueño.
  • Atenúa el asma y la dificultad para respirar.
  • Mejora los trastornos circulatorios.
  • Elimina algunos trastornos digestivos.
  • Ayuda a combatir el sobrepeso y la obesidad, al disminuir la ansiedad, que nos empuja a comer compulsivamente.

En la actualidad, muchos médicos y centros hospitalarios incluyen la práctica de la meditación como terapia alternativa en enfermos de cáncer, porque, al aumentar el bienestar físico y emocional, refuerza el sistema inmunitario y aumenta las defensas del organismo frente a esta enfermedad, mejorando asimismo la calidad de vida de los enfermos.

También se ha confirmado que la meditación retrasa el envejecimiento, porque rejuvenece las células de nuestro cuerpo. Seguramente, si existiera algún costoso tratamiento antiedad, que además nos aportara paz y sosiego, soñaríamos con tenerlo a nuestro alcance. Sin embargo, nos cuesta dedicar un tiempo cada día al mejor tratamiento antiedad que tenemos a nuestra disposición: LA MEDITACIÓN. Y es que, según los expertos, aprender a meditar no resulta fácil al principio, y requiere constancia y disciplina. Entre diez y quince minutos de práctica diaria son suficientes, pero los resultados no se empiezan a notar hasta pasadas unas diez semanas aproximadamente. Muchas personas abandonan las sesiones de meditación porque buscan resultados inmediatos. Pero, al tratarse de una práctica a la que no estamos habituados, requiere su tiempo.

Las investigaciones sobre los beneficios de la meditación en la salud continúan y se centran en la actualidad en averiguar hasta qué punto la meditación puede mejorar algunas dolencias crónicas como la fibromialgia. También algunos estudios sugieren que la meditación podría ayudar a prevenir y tratar algunas cardiopatías.

Pero, de lo que no cabe duda, es que la meditación nos aporta paz, serenidad y equilibrio, en un momento en el que los transtornos de ansiedad y depresión aumentan de forma alarmante.

Podemos integrar la práctica de la meditación en nuestra vida diaria, acudiendo a un centro especializado, de la mano de un experto. Pero también disponemos de una amplia oferta de libros, vídeos y webs que nos pueden ayudar a iniciarnos en la práctica de la meditación, como la de Ramiro Calle, experto orientalista y autor de numerosos libros, que, en su web (www.ramirocalle.com) nos enseña a meditar a través de unas clases grabadas en directo en el Centro de Yoga Shadak.

Además de conseguir la paz interior, en la práctica de la meditación podemos hallar el mejor y más efectivo tratamiento de belleza.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: