Diversos estudios señalan que la meditación, además de aportarnos serenidad y equilibrio, puede ayudar a aliviar el dolor. Contracturas, dolores de espalda, fibromialgia ... cualquier tipo de dolor crónico puede mejorar con la práctica diaria de la meditación.

Relación del estrés con el dolor

El estrés continuado provoca contracturas, y, por ello, son tan frecuentes los problemas de dolor en la zona cervical, que puede ir acompañado, además, de cefaleas, mareos y vértigos.

Pero, además, el estrés disminuye nuestro umbral del dolor, es decir, nos hace menos capaces de soportarlo, y provoca asimismo que la sensación de dolor sea más intensa. Por eso hemos oído tantas veces decir que, si sentimos dolor, debemos intentar tranquilizarnos, para no aumentar su intensidad.

La meditación puede ayudar a aliviar el dolor

La meditación nos ayuda a silenciar la mente, a afrontar mejor las dificultades y a reducir la ansiedad y el estrés.

La doctora Isabel Heraso Aragón, directora de la Unidad del Dolor del Hospital San Francisco de Asís, de Madrid, que ha conseguido que muchos de sus pacientes con dolencias crónicas benignas vuelvan a vivir sin dolor, afirma que “todo dolor tiene su origen en un conflicto personal”. Recomienda la meditación a sus pacientes como parte de la terapia, y ha publicado varios libros. El último, “Guía fácil de meditación para mejorar tu salud”, en el que explica la relación de las enfermedades con el estrés y la ansiedad, y cómo la meditación nos puede ayudar a mejorar nuestra salud. Porque a ella, no le cabe ninguna duda : “Todas las enfermedades comienzan por sufrir grandes dosis de estrés”.

La meditación es el mejor ansiolítico, nos dice, y recientes estudios así lo confirman.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: