Para empezar esa es una presunta que se da ya en los peores escanarios. El preguntarse a sí mismo si la pareja le es infiel implica que ya hay duda y falta de confianza: los detonadores del rompimiento amoroso. Sin embargo, pueden ser meras suposiciones y uno debe tener mucho cuidado en no exteriorizar las dudas si estas no tienen pruebas fehacientes y plenas.

A lo que me refiero es que de nada vale la pena estarse preocupando por situaciones de hecho que no tienen fundamento o base alguna. Lo importante es ser realistas y dejar que la confianza en la otra persona sea lo prioritario, antes de cualquier arrebato irracional de celos o de simple enojo.

Hay varias formas de darse cuenta si la pareja le es a uno infiel. Por ejemplo: notar que tiene una rutina en su vida diaria dramáticamente distinta a la de los días previos, las señales de desinterés a su persona o si la pareja habla mucho y con insistencia acerca de otra persona puede ser una mala señal sin duda.

Pero vaya más allá: adéntrese en su mirada, sea sincera con él o ella y exterioricele con mucho temple y serenidad lo que Usted piensa. ¿no le vaya a armar una escenita de enojo que acabará por espantarlo o espantarla! Hablelo con tranquilidad. Sea inteligente. Vaya al fondo del asunto que le inquieta. Averigüe más acerca de esa persona a la que considera su rival. Le repito: sea prudente, sea inteligente... sepa medir las consecuencias.

Al fin y al cabo... ¡se trata de que usted esté feliz y contento(a)!  ;)

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: