Matar un ruiseñor de Haper Lee, es una historia contra el racismo que nos cuenta una niña pequeña: SCOUT Finch que vive en un pueblo del sur de Estados Unidos, y a la que los acontecimientos la van abriendo a la vida.

Scout Finch, una niña de seis años que vive en el pueblo de Maycomb, en Alabama en la época de la Gran Depresión, pertenece a la clase media y vive en su casa con su hermano James y su padre Atticus abogado, su madre murió cuando era muy pequeña y la criada negra Calpurnia se ocupa de la casa. La educación que recibe Scout de su padre es muy poco convencional, ya que su padre tampoco lo es.

Atticus Finch, es un hombre no racista en un entorno racista, abierto y liberal en un entorno cerrado y pueblerino, un humanista en un entorno en lo que mas importa son las apariencias.

Scout comienza su relato en un verano del sur, y además a sus aventuras con su hermano se une Dill, un niño que viene del norte a pasar el verano a casa de su tía, una de las vecinas de los Finch. Entre las aventuras del verano intentan establecer contacto con un vecino, al que nunca ven, y del que corren muchas historias en el pueblo, Boo Radley.

El otoño se lleva a Dill a su casa y trae el primer día de escuela para Scout, y también la noticia de que Atticus a sido llamado para defender a Tom Robinson, un hombre negro de la acusación de violación a una mujer blanca, Mayella Ewell, perteneciente al mas bajo extracto social de la población blanca.

Las amenazas contra Atticus consigue tenerlas escondías a sus hijos, pero en la escuela los niños se meten con Scout y James y les llaman "amante de los negros".

La hermana de Atticus, la tía Alexandra, una mujer del sur, que aparte de apoyar a su hermano pretende hace de Scuot una señorita del sur. El ambiente en el pueblo se va enrareciendo según se acerca el juicio, y la vida de los niños va experimentar un gran cambio.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: