fotografia

A finales de otoño, se podían escuchar en muchos pueblos de España, los chillidos del cerdo cuando era llevado a la mesa de sacrificio donde debía morir en la tradicional fiesta de la matanza que proporcionaba parte del alimento de todo el año. Se unían a la familia que realizaba la matanza, muchos vecinos que colaboraban ayudando en la elaboración de morcillas, chorizos, etc, donde no faltaba el buen vino para regar la fiesta de la matanza.

fotografia

Las mujeres de la casa eran las que se encargan de preparar los barreños, cacerolas, etc. También las especies necesarias para la preparación de los diferentes productos que se elaboran derivados del cerdo, la pimienta molida, canela,, clavo, orégano, etc. El hombre de la casa era el que mataba al "gorrino" ayudado por los vecino, también había antiguamente la figura del "marachín" que por unas pocas pesetas y unos tragos de vino se desplaza donde fuese para dar muerte al animal. La fiesta de la matanza ya empezaba el día anterior  con la cocción de la cebolla que pelándolas previamente, había que cocerlas para tenerlas preparadas para hacer las morcillas con la sangre. Algunas veces había que pelar cerca de cien kilos de cebollas pues se sacrificaba más de un animal por si se sumaba a la fiesta  la matanza de algún vecino más.

 

 

 

 

fotografia

fotografia

Por la mañana temprano el "matachín" (o el propio dueño)  se presentaba en la casa con la bolsa de las herramientas y se dirigía a la "cochinera". Minutos antes de empezar ya se había tomado una buena copa de aguardiente con unos frutos secos para tener fuerza pues el "puerco" al estar bien cebado costaba lo suyo moverlo. Mucha veces se tapaba la cabeza del animal para que no viera que lo llevaban a la mesa y si era peligroso se le ataba el ocíco para que no mordiera.

fotografia

fotografia

Lo que nunca se pudo evitar, son los terrible chillidos desgarradores del cerdo que viendo todo el movimiento se daba cuenta de lo que acontecía y presentía su muerte pero actualmente ya no se escucha casi nada esta agonía del cerdo. No obstante, dedicada al turismo, se celebra esta fiesta de la matanza en Villanueva de Córdoba en el mes de febrero  y se escenifica en la plaza del pueblo. Una vez sacrificado el cerdo, comienza todo el proceso de elaboración que es explicado para que el visitante tenga conocimiento de este acto que aunque era un acontecimiento doméstico, también hay que verlo desde el pinto de vista cultural. La fiesta se acompaña con actuaciones musicales, donde acuden gente de los Pedroches que es donde se crían unos de los mejores Cerdos Ibéricos de España.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: