Cada cinco noches llegaban esos seres extraños y multicolores. A veces eran solo tres, pero en ocasiones sumaron hasta veinte.

  Allí en mi patio había espacio para todos. Y yo los miraba con disimulo desde la ventana de la cocina. ¿Cómo podían llegar hasta allí? ¿Nadie más los veía? ¿Visitarían solo mi patio?  ¡Tantas preguntas que no paraban de dar vueltas en mi cerebro!

  El espacio detrás de la mata de tamarindo era como su plaza sagrada; allí hacían el amor: La pasión y el frenesí invadían todo mi patio.

Una plaza para el amor

 

Pero el sexo de aquellos «originales visitantes» no era normal.

  Al parecer tenían en cuenta un orden o un listado.

  Uno de ellos opacaba completamente su brillante centelleo en el momento en que varios de los otros se le acercaban. Después otro; luego el tercero y así lo hacían todos. Al principio esto me dificultó determinar el género, hasta descubrir que sus colores los guiaban.

  Anoche les prestaba atención tan absorto que, sin percatarme, me encontraba entre ellos.

  Se respiraba una tranquilidad tremenda, uno se me acercó y sin yo observar ningún intento de comunicación,  en lo que debía ser su rostro, escuché:

—Lo hemos pensado mucho; la solución más rápida para nosotros sobrevivir eres tú —así, sin rodeos.

  Intenté decir algo pero me fue imposible; al notar que estaba penetrando uno tras otro a todos, o todas, eran las de colores más claros. ¡Qué insólito todo aquello! Sentí cosas raras y familiares a la vez.

  Lentamente me fui quedando solo junto a mi mata de tamarindo y escuchando una voz que se alejaba dejando un mensaje.

—Este fue nuestro último retroceso temporal. Logramos, al fin, readquirir los genes del AMOR. Tú lo introdujiste en nosotros y seremos unos eternos agradecidos. Somos la clase dominante en este planeta; tuyo y nuestro. Los únicos que logramos sobrevivir. Pero no pudiéramos continuar sin esa cualidad que tanto disfrutan ustedes en este tiempo…

  Quedé sentado bajo los tamarindos, orgulloso en silencio, en realidad habré sido quien salvara la vida en la Tierra.

Donde se salvó la vida

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: