Nunca entendí como la gente se empeña en tener mascotas. Las mascotas dan mucho trabajo. Te ensucian la casa más que un ejército sin jefes. Claro que no ensucian todos los animales lo mismo. Un canario, por ejemplo, se limita a ensuciar su jaula porque no le das la posibilidad de volar libremente por tu dulce hogar. De dejarlo volar, te ensuciaría todo.

Los perros los puedes educar, pero siempre tienen vida propia. Mi suegra tiene uno que no hay manera de que deje de hacer sus necesidades sobre las alfombras. Mi suegra ha optado por retirar todas las alfombras de casa y subirlas al trastero. Ahora el perro mea de vez en cuando las colchas de las camas. Por eso nunca dejo que mis hijas vayan a la casa de su abuela paterna. Una casa meada por un can no es una casa sana.

Las mascotas dan tanto trabajo que no merece la pena tenerlas. Yo no tendría un perro o un gato en mi casa ni aunque viviera sola. Antes de comprar un cuatro patas vivo, compraría un cuatro patas de juguete. Mis hijas tienen unos perritos que ladran como los perros de verdad siempre que tienen batería. Son una limpieza en comparación con esas mascotas que dan mucho trabajo.

Os recomiendo los perros de juguete. También hacen compañía. Los puedes acariciar, jugar con ellos y nunca te mearán una alfombra. Otra ventaja es que no hay que llevarlos al veterinario. Te ahorras una pasta.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: