La piel grasa puede estar causada por múltiples factores como la edad, la genética, la alimentación o razones hormonales. Se caracteriza por una presencia excesiva de sebo, especialmente en la llamada zona T (frente y nariz) lo que suele provocar la aparición de acné así como una obstrucción de los poros de la piel que hace que estos sean más visibles.

Para mejorar el aspecto de este tipo de pieles es necesario seguir unas pautas básicas de cuidado entre las que se incluyen realizar una mascarilla al menos una vez por semana, aquí os dejo algunos ejemplos de mascarillas caseras que suelen dar muy buen resultado tanto para la piel grasa como para el acné y que pueden realizarse con ingredientes que tenemos comúnmente en nuestro hogar:

  • Mascarilla 1: se cuecen dos patatas y a continuación se machacan hasta obtener un puré, añadimos el zumo de medio limón o de uno entero según su tamaño hasta obtener una mezcla homogénea.
  • Mascarilla 2: dos cucharadas de harina más dos cucharadas de miel y el zumo de un limón.
  • Mascarilla 3: una cucharada de yogur natural, zumo de medio limón, zumo de media naranja y el zumo de una zanahoria.
  • Mascarilla 4: yogur natural junto con un plátano machacado
  • Mascarilla 5: mezclar una clara de huevo, el zumo de un limón y añadir avena hasta formar una pasta cremosa.
  • Mascarilla 6: batir la yema de un huevo crudo y aplicar, procurando no gesticular mientras la tengamos puesta. Especialmente recomendable antes de maquillarnos ya que deja la piel sin brillo y bastante más suave.

En todos estos casos las mascarillas deben aplicarse sobre la piel previamente limpia y dejar actuar unos 20 minutos, se retiran con agua tibia y a continuación lavar la cara con agua fría para cerrar los poros.

Para facilitar la retirada de las mascarillas podemos usar esponjitas desmaquilladoras como estas

 

 

Un elemento muy útil también a la hora de eliminar las mascarillas faciales

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: