Las italianas tienen su primer hijo a una edad cada vez más tardía. Entre 1980 y 2000, el índice de partos entre las italianas de 20 años se desplomó de 74,3 a 20,7 por cada 1.000, mientras que entre las de 40 se disparó de 12,2 a 16,1. Las cifras del Instituto Nacional de Estadísticas italiano (ISTAT), publicadas por el periódico Corriere della Sera, destacan la tendencia actual de dejar para más tarde el primer bebé. El ISTAT opina que “la gente espera porque desea conseguir primero seguridad laboral y estabilidad en la vida, pero también porque quieren conservar la libertad. En todo caso, un hijo se considera una atadura, un estorbo”.

mama

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: