¿Desconocidos? Déjame bautizarte de una vez, te llamaré lunes, y por las noches serás "M", Mi Marilyn sin ser Monroe favorita. Rubia fatal, Metro setenta de estatura. Copa de bar. intento de poetisa. Pecado original. Manzana de la discordia. Diamante en fango. Día azul y día verde. Nube de medio día. Cruel y contramí. Mujer despeinada. Amante y sin embargo amiga, no fallas nunca, no olvidas nunca, pero tampoco te quedas. Llave oxidada, corvette amarillo. Queda poco tiempo y espacio que contengan tu sonrisa, Toma esta Coca Cola y tendremos cita el jueves, ahí dónde le roban tiempo al amor. Dónde somos un comercial infinito de Coca Cola

Prometo que me moveré al ritmo que respiras. Te llevaré a nuestra banca favorita. Tú sólo "Ponme a secar como un trapo mojado". lléname de agua bendita, que no sea mía ni tuya, que sea de todos. Ayúdame a redondear tus pecas con mi dedo índice. Léeme dia sí y día también. Invéntate un lenguaje a arañazos. sé mi musa de los jueves. Cuélate en mis sueños. Hazme ateo para que de una buena vez no diga aleluya; créeme, los gemidos se oyen y se sienten mucho mejor. Bailemos la danza de lo carnal, y ensayemos hasta que nos enamoremos. Limítame a decir Hola y al final dejarte mi número;deja que tu lengua trace una sonrisa en mi rostro, y después la mía te buscará hasta encontrarte. Hazme no destapar el champagne en vano. Hazme mentirme a mi mismo y a las más trilladas cursilerías disfrazadas de amor sincero y hazme sentir hasta el último vello existente dentro de tu boca húmeda. Hazme decir "te quiero" hasta que mi voz quede extinta. Hasta que nuestros cuerpos se conviertan en una metáfora maldita, hasta que no dejemos de ser una.

Siempre lo he dicho. Los encuentros casuales son mejores así; de nada. Apagas la luz y tenemos la luna a las espaldas. Enséñame los lunares que ni tu conoces. Juguemos al dramaturgo y al actor,donde la felicidad empiece en mis ojos y termine en tus piernas. Apriétame fuerte mientras convertimos la palabra "embestir" en la muletilla del día. Sé que tu lengua no entiende mi corazón; pero lamiendo se entiende la gente. Arráncame un suspiro, arréglalo, conviértelo en mi nombre y devuélveme la respiración cuando termines. En estos momentos lo carnal resulta más divertido, más sensato y no caduca. Hoy las palabras y la moral estorban. Los caminos empiezan por besos, y terminan a mordidas. Y no te preocupes, que si te vuelvo a buscar, será sólo para repetirlo.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: