Sor María de Jesús

MARÍA DE LEÓN Y DELGADO - SOR MARÍA DE JESÚS

"LA SIERVITA"

MARÍA DE LEÓN Y DELGADO, quien adoptó el nombre de SOR MARÍA DE JESÚS al recibir los hábitos, nació el 23 de abril de 1643 en el pueblo norteño El Sauzal, situado en la isla canaria Santa Cruz de Tenerife. Su familia era de origen humilde, característica que acompañaba a Sor María desde su más temprana infancia y nunca la abandonó. El padre de María de Jesús falleció siendo ella aún una niña y su madre se vio en una situación difícil de mantenerla, por lo cual la dio en adopción a un matrimonio acomodado y residente en LA LAGUNA. A pesar de la seguridad económica que le pudieron ofrecer sus nuevos padres, María de León rechazó cualquier comodidad, así como vestidos adaptados a su nueva situación. Sus nuevos padres decidieron emigrar a América y pensaban llevarse a la niña. No obstante, cuando su madre biológica supo que este matrimonio explotaba laboralmente a su hija, se la volvió a llevar, haciéndose nuevamente cargo de ella con la familia de su familia. De ahí, María de León y Delgado fue a vivir a casa de unos tíos quienes igualmente vivían en La Laguna. Su tío quiso regalarle un vestido a la niña, pero ella nuevamente rehusó. Expresó su deseo que preferiría de regalo una pintura de Jesucristo crucificado con María arrodillada delante de su hijo Jesucristo. Este cuadro se encuentra actualmente colgado encima de su sarcófago en el convento lagunero donde descansa en paz. Desde muy pequeña, Sor María de Jesús presentaba una gran devoción. En Febrero de 1668, SOR MARÍA DE JESÚS ingresa en el Convento Santa Catalina de la Siena en La Laguna. Con el tiempo, recibió el apodo de “LA SIERVITA”, nombre por el cual se le conoce aún hoy en día en las Islas Canarias. Son muchas las cualidades que se le atribuían a la siervita, Sor María de Jesús; entre ellas cabe destacar que era una persona mística, entraba a veces en éxtasis, caía en hipertermia, dominaba la clarividencia y la bilocación. Cuenta la leyenda que en una ocasión salvó a su amigo el pirata Amaro Rodríguez Felipe, quien veneraba a Sor María de Jesús como una santa, de ser apuñalado por un pirata turco en Cuba. Amaro Rodríguez Felipe, conocido también como el pirata Pargo, fue testigo de su aparición en Cuba justo en el momento preciso y convenció al pirata turco de desistir de sus intenciones de matar a su amigo. No obstante, Sor María de Jesús no había viajado físicamente a Cuba ni había salido del Convento. Desde entonces se le atribuía la capacidad de la bilocación. La Siervita mantenía una gran devoción por la Virgen de la Candelaria, Patrona de las Islas Canarias, y le solía rezar constantemente.

SOR MARÍA DE JESÚS falleció en el Convento el 15 de febrero de 1731 a los 89 años, una edad bastante elevada para aquella época y tras pasar tres días de éxtasis. Actualmente, su cuerpo se encuentra en el convento lagunero y, una vez al año, el día 15 de febrero, así como al domingo siguiente del aniversario de su fallecimiento, el convento abre sus puertas para que puedan visitar a la siervita. De hecho, existe una gran devoción hacia ella en las islas y son muchas las personas que hacen cola ese día para rendirle homenaje y visitan el cuerpo aún hoy bien conservado. En el Sauzal, el pueblo que la vio nacer, existe un Museo de La Siervita que recoge grabados, óleos, estampitas, sellos y figuritas de Sor María de Jesús. Conocida también como la incorrupta, Sor María de Jesús se encuentra en proceso de la beatificación.

Los restos de Sor María de Jesús descansan en el Convento Santa Catalina de la Siena en San Cristóbal de La Laguna, construido en 1606 y donde vivió unos sesentaicuatro años. LA SIERVITA, MARÍA DE LEON Y DELGADO - SOR MARÍA DE JESÚS.

Sor María de Jesús

Sor María de Jesús

Sor María de Jesús

Sor María de Jesús

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: