fotografia

Poca agua y un suelo pedregoso hace que las plantas de las altas cumbres de los Montes Pirineos tengan una vida difícil pues además el suelo durante meses hay sitios donde permanece helado y luego durante el verano el sol quema de forma tremenda. La naturaleza no obstante, ha inventado recursos sorprendentes y algunas plantas crecen agrupadas como si quisieran protegerse las unas a las otras.

Las plantas que sobreviven a gran altura desarrollan raíces que sortean las rocas agarrándose a los lugares donde hay algo de humedad aunque sea muy escasa y estas raíces son las que el siguiente verano cuando el hielo se derrita les permitirá florecer de nuevo por poco que sea el tiempo favorable que exista. Las plantas y flores que viven en las altas cumbres presentan también una diminuta pelusa en hojas y flores que les protege del viento y tanto del calor como del frío, sobreviviendo en ocasiones en situaciones extremas donde parece imposible que pueda haber vida.

fotografia

Edelweis: Es originaria de Siberia pero se ha propagado por los Alpes, Montes Pirineos y otras cumbres europeas.

fotografia

"Corona del Rey": Suele vivir en el prepirineo pues no ha conseguido vivir en lugares muy altos y se ha adaptado en laderas más bajas.

fotografia

Renúnculo del pirineo: Flores blancas muy abundantes que suelen aparecer donde se forman prados, son muy abundantes en el pirineo aragonés.

fotografia

Prímulas: Hay muchas variedades de esta flor con diversas tonalidades que van desde el color violeta, al rosa y amarillo.

fotografia

Gencianáceas: Esta planta presenta más de 800 especies con tonos azules. Se puede encontrar en altas montañas de todo el mundo.

Muchas otras son las variedades de plantas y flores que crecen en primavera y verano en las altas cumbres pirenaicas como una invitación a subir a las montañas solitarias para poder admirar su bello colorido y su gran esfuerzo para mantenerse vivas.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: