Para saber un poco más sobre nosotros mismos, aun las características que somos inconscientes que poseemos. Resulta de buena utilidad realizarnos nuestro mapa astral o carta natal. Su importancia se debe a que podremos apreciar el todo que somos astralmente y no solo una parte que es la que comúnmente conocemos que es nuestro signo solar. Nuestro sol es una pequeña parte de lo que somos., ya que en el mapa astral que es nuestra totalidad no solo se encuentra él, sino también hay otros planetas importantes que tienen diferentes características e intensidades. Y que están distribuidos en la carta según la fecha en que nacimos, o sea según los signos que estaban transitando dichos planetas cuando nacimos. Por ejemplo, con el sol nos damos cuenta fácil donde estaba pasando según la fecha de nuestro cumpleaños porque es la efemérides mas conocida, pero podemos tener los otros planetas en los otros signos o no porque eso también es relativo a las fechas. Los demás planetas de los que se hablan son la luna (nuestro inconsciente), mercurio (intelecto), Venus (energía femenina), Marte (energía masculina ), Saturno (el deber, las responsabilidades) , Júpiter,(la abundancia) Urano (lo imprevisto), neptuno (las fantasías, lo irreal, las utopías) y Plutón ( lo profundo, intenso). Cada uno irradia una energía diferente sumado al signo en que se encuentre en cada mapa natal. Hay que tener en cuenta también los aspectos que hagan entre ellos, o sea la distancia a la que estén ubicados entre sí, si las energías serán armónicas o tensionantes. Por ejemplo, los aspectos que se dicen armónicos son los de cero grado (conjunciones), los de 120º (trígonos), y los de 60º (sextiles). En cambio los aspectos que crean tensión son los de 90º (cuadraturas) y 180º (oposiciones).

El diagrama de dicho mapa natal o carta natal personal consiste en una circunferencia devidida en doce porciones, una por cada signo natal que se llaman casas natales. Cada casa también representa un tema en especial en la vida de cada individuo. Por ejemplo la casa uno que empieza en el ascendente,(se calcula según la hora en que nacimos), representa nuestro yo, la dos representa nuestras posesiones, etc.

Por todo lo anterior podemos decir que la combinación de todos estos factores dará como resultado la carta astral individual de cada uno de nosotros, con la que no dejaremos de sorprendernos al analizarla y analizarnos.

Habrá que probar y después contar nomás, a ver que tan identificados con nosotros y lo que está siendo nuestro destino nos sentimos.

Morina.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: