La manzanilla de la muerte

 

La manzanilla de la muerte trajo a mi memoria un himno que me hacían cantar cada vez que se celebraba el día del árbol en el colegio, y dice más o menos así:

Coro: Al árbol debemos solicito amor, jamás olvidemos que es obra de Dios.

Estrofa I: El árbol da sombra como el cielo fe, sus ramas frondosas aquí extenderá y frutos y rosas a todos dará.

Estrofa II: Él es tan fecundo rico sin igual, que sin él el mundo sería un erial.

No les escribí el himno completo porque mi intención es mostrarle que a pesar de que es una canción infantil, nos hace reflexionar acerca de todas las cosas que no tendríamos si el árbol dejara de existir.

Sin embargo; este himno no refleja cómo es la totalidad de los árboles, hay un porcentaje que se escapa de esas benévolas características: no todos brindan una sombra protectora contra los feroces rayos solares o contra la fuerte lluvia, ni todos brindan deliciosos frutos que calman el hambre, si no, todo lo contrario, y este es el caso del árbol apodado la manzanilla de la muerte, nativo de Mesoámerica y de las islas del Mar Caribe.

También es conocido como manzanilla de arena, manzanilla de playa, manchineel, o el árbol de la muerte.

Hippomane mancinella es su nombre científico y según el Instituto de Ciencias de Alimentos y Agricultura de Florida, viene de las palabras griegas hippo, que significa caballo, y mane que se deriva de manía o locura.

El filosófo griego Teofrasto (371 a. C. - 287 a. C.), nombró así a una planta nativa de Grecia que volvía locos a los caballos después de comérsela.

El sueco Carl Linneo (el padre de la taxonomía moderna), decidió darle el mismo nombre al mortífero árbol de Ámerica.

La manzanilla de la muerte ostenta el dudoso honor, de estar registrada en el libro de los Récords Guinness como el árbol más peligroso del mundo.

La manzanilla de la muerte

La manzanilla de la muerte

¿Por qué?

Su savia lechosa contiene el potente irritante de forbol.

Con sólo rozarlo, la piel puede quedar terriblemente irritada.

Cuando llueve la savia diluida que se escurre de sus hojas o tronco, puede causar erupciones cutáneas extremas, como ampollas y úlceras.

El humo producido de quemar el árbol puede cegar temporalmente, y causar graves problemas respiratorios.

El polen que emite es altamente alergénico y puede desatar severas reacciones en personas sensibles.

La causticidad (que quema y destruye los tejidos orgánicos) es tan elevada, que consume con facilidad la tela de algodón y otros materiales ligeros.

Pero a pesar de que los efectos son fuertes y desagradables, el contacto de la piel con este árbol no es fatal. Lo realmente peligroso es su fruta dulce llamada manzanilla (debido a su parecido con la manzana verde), que al ingerirla así sea unos pocos bocados, puede causar vómitos y diarreas tan severas, que conducen a la deshidratación hasta el punto de poder ocasionar la muerte.

Advertencias

Las autoridades de algunos países se han encargado de poner grandes carteles de aviso en estos árboles advirtiendo de su peligro, desgraciadamente en muchos otros no se han tomado las mismas precauciones, lo que ha ocasionado que turistas incautos caigan en las redes letales de la manzanilla de la muerte.

La manzanilla de la muerte

Se dice:

Que el primer registro que hay sobre esta especie es del mismo Cristóbal Colón.

Que cuando llegaron los conquistadores varios se intoxicaron y murieron al comer sus frutos.

Que los nativos envenenaban sus flechas con la savia, y además usaban el árbol como castigo amarrando a la persona en su tronco para que cuando lloviera sufriera.

Que los conquistadores descubrieron que los nativos estaban envenenando el suministro de agua, al ver esta fruta cortada flotando en los pozos.

Que el español Juan Ponce de León el primer gobernador de Puerto Rico, murió a causa de una flecha envenenada con la savia, cuando colonizaba la costa de Florida en 1521.

Una sola manzanilla puede matar a 20 personas

Esto aseguran los locales y varias fuentes; pero es más un mito que una realidad. Aunque son muchos los casos de ingestión que no han acabado tan mal, sus consecuencias siguen siendo terribles y algunos no han vivido para contarlo.

La manzanilla de la muerte

Aunque es peligroso tiene sus usos

El Instituto de Ciencias de la Agricultura y Alimentos de Florida recoge sus usos.

Madera: Desde la época colonial ha sido usada para hacer muebles. Se cree que su venenosa savia se neutraliza secándola al sol; sin embargo, los que manipulan la madera recién cortada deben actuar con cautela.

Corteza y frutas: Hay documentos que prueban que la goma de la corteza ha sido utilizada para tratar enfermedades venéreas e hidropesía en Jamaica, y las frutas secas como diuréticos.

En peligro de extinción

La MANZANILLA de la MUERTE se encuentra en proceso de erradicación total, debido al temor a los daños que pudiera ocasionar a los turistas, que visitan las paradísiacas playas donde crecen estos temibles árboles.

La manzanilla de la muerte

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: