las manos

Nuestras Manos Entrelazadas

Qué alivio, consuelo y paz me puede dar en estos momentos a pesar de ser doloroso recordar a esa personita que se fue para siempre mi amado hijo... Era muy frecuente entrelazar sus manos con las mías. Cada vez que pienso en esto, un huracán de sensaciones y sentimientos se remolinean en mi corazón… saber que he perdido a una de las personas que despertaron en mí este instinto maternal, y el sentido de la responsabilidad materna más que sentir me hace querer morir.

Ahora sólo puedo morir… morir al recordarlo… morir en cada lágrima desangrándome hasta el alma…al saber que él y yo nunca más tendremos nuestras manos entrelazadas. Pero los recuerdos vienen a mi mente y busco sus manos entre mis sabanas y las encuentro, entrelazando las mías. Esta es una simple escena que se repite desde que partió y sin embargo noche tras noche la percibo como un verdadero milagro.

Vaya uno a saber hacia donde me quieren llevar estos recuerdos…Pero si les digo una cosa. En las noches solos en aquella habitación donde mi hijo se encontraba, nuestras manos “las de mi hijo y las mías” siempre se entrelazaban muy fuerte. Un día decidí tomar esta foto que aparece en mi artículo y gracias a ella pude escribir esto ( son las manos de mi hijo y las mias). El día antes de morir nuestras manos seguían unidas a pesar de todo. Cuando se estaba yendo, nuestras manos, fue lo único que seguía unido, se apretaron con más fuerza.

Ahora solitaria y triste, sin sentir el calor de su presencia física, el calor del contacto y la mirada tierna de mi Javi, teniendo solamente los recuerdos que escucho en el silencio, los momentos imaginando que nuestras manos se van entrelazando debajo de mis sabanas, siento que hay un gesto de amor, un mucho de ternura, un todo de ilusión, irrepetible, imborrable para siempre…Es sentir sus manos junto a las mías como nunca…imaginé. Solos.....él, yo, y Nuestras manos Entrelazadas Nuevamente.

Y bueno, ahora mi hijo es mi inspiración y seguiré escribiendo sobre todos aquellos momentos que viví junto a él en el transcurso de su enfermedad y muerte  momentos que vienen a mi memoria y que son la inspiración perfecta para escribir y como siempre es mi deseo que lo lean, comenten y voten.

POR: JUDITH ROSARIO.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: