fotografia

De origen asiático, este fruto se utiliza como ofrenda en templos budistas. Al igual que cualquier cítrico se puede cultivar en el sur de Europa y en la parte de Málaga el clima le es muy propicio y se desarrollan muy bien y sin necesidad de cuidados. Los árboles de este fruto son como los de cualquier limonero pero los frutos se presentan fragmentados como si de dedos se tratara. Su piel es muy gruesa y no tiene jugo y apenas semillas pero precisamente en su espesa piel es donde tienen el perfume que se puede caramelizar o usar en repostería

fotografia

La "Mano de Buda" ya era conocida por los romanos que la usaban para perfumar estancias y como un producto medicinal para algunas enfermedades. Al igual que todos los cítricos las hojas del árbol tienen un suave perfume y las flores un intenso olor de azahar. Los agricultores malagueños que se han lanzado a cultivar este cítrico lo venden a 5 euros si se compra en el mismo campo pero si se va al mercado de Atarazanas donde se suele vender también ya hay que pagar 10 euros.

fotografia

Este es un precio que puede parecer algo exagerado, no obstante, hay que considerar la rareza de esta fruta y que ahora aún hay poca producción en esta zona. Los comerciantes aseguran que de tener que importarla su precio alcanzaría los 25 euros por fruto. Los árboles de la "Mano de Buda" se reproducen por semillas pero también por esquejes de ramas que se pueden injertar en limoneros y naranjos que es como se han ido extendiendo por algunos países de Europa.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: