Café perfecto

Un buen café se caracteriza por su aroma, su cuerpo y su acidez. Estos tres elementos le dan al café ese intenso sabor que lo posicionan como la segunda bebida más consumida del mundo.

No profundizaremos en temas de cata ni de "la granulometría perfecta", en este articulo te quiero enseñar lo básico que debemos saber los mortales comunes como tu y como yo para disfrutar de esta exquisita bebida, a maximizar la intensidad de su sabor y a aprovechar todas sus virtudes en la comodidad de nuestro hogar.

No importa si tu cafetera es de goteo o prefieres el ritual de un expreso, no importa si estas enamorado de tu cafetera italiana o te encanta prensar tu café, prepáralo tinto o prepáralo al estilo árabe, pero cuando se te apetezca una taza de café siempre asegúrate de que el café que estas consumiendo sea fresco.

Un error que cometemos a la hora de escoger nuestro café, por comodidad mayormente, es comprarlo molido. Pero te tengo noticias, el café molido se pone rancio mucho más rápido que el grano. Lo que tarda el grano en descomponerse, al café molido le toma sólo unas cuantas horas, lo que me lleva a un segundo error que cometemos, moler café suficiente para la semana.

Así que mi primer consejo es, sólo muele lo que vas  a consumir.

Otro error que solemos cometer es el almacenamiento. Después de abrir el empaque, el grano puede durar semanas, e incluso meses según como se conserve. El calor perjudica sus propiedades y acelera la descomposición, además del contacto con el aire, ya que el oxígeno también afecta al grano, oxidándolo y alterando sus propiedades. Así que asegúrate de guardarlo en un lugar fresco y sellado.

Entonces, lo primero que debes hacer una vez que hallas comprado tu grano favorito, es guardarlo de la forma correcta. He visto empaques con resellado hermético y con válvula de vacío que pueden ser una buena alternativa, pero en lo personal prefiero guardar mis granos en la nevera dentro de una lata bien sellada, así me aseguro de que mi café estará fresco durante las dos semanas que me duran los 250 gramos.

El tipo de grano que elijas, la cantidad que utilices y la granulometría es cuestión de gustos, pero en lo que no tienes que fallar es en seguir estos simples y valiosos consejos; muele sólo lo que vas a consumir y guarda tus granos en un lugar fresco y bien sellado. De esta manera siempre te aseguraras de estar consumiendo tu café fresco y estarás maximizando su aroma, su cuerpo y su acidez para disfrutar de su intenso sabor.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: