Ha pasado el tiempo, tu bebito ya no lo es, ahora ya es un niño “grande” y el momento de dejar los pañales ha llegado, está es una etapa en la que tanto él como tu misma pasaran por un cambio fundamental.

Dicen las encuestas que los niños deberían de estar entrenados para ir al baño a los tres años, pero, algunos no lo están y es a esas señales que nos muestran que ellos están listos a las que tenemos que prestar la debida atención.

Muchas veces oímos que tal niño a la edad que ahora tiene el tuyo, ya sabía como ir al baño y no usaba pañales y toda la historia, y tu te preguntas, ¿Y porque el mío no? ¿Será que estoy haciendo algo mal?

Pero, no te preocupes, la palabra clave para este proceso es: Paciencia.

Si amiga mía, tienes que armarte de paciencia y además debes liberarte de toda ansiedad y estrés, pues créeme que si tu estas ansiosa tu hijo lo sentirá y le harás más difícil iniciar está nueva etapa.

Otra de las claves es hacer del baño un lugar divertido! Si, como lo oyes, si para nosotros los adultos es importante hacer del baño un lugar agradable y cómodo, para nuestros hijos la clave es sentirse a gusto y en su ambiente infantil. En la actualidad hay gran variedad de accesorios que pueden ayudarte a hacer del baño, un lugar en el que tu hijo se relaje, se divierta y al mismo tiempo dejé los pañales.

También es muy importante que lo estimules, calcomanías, tatuajes temporales, o su dulce favorito después de ir al baño, es una forma de decirle ¡Felicidades! Lo hiciste, y eso es muy importante para él.

Algunos tips que nos pueden ayudar mucho son:

o Enseñarle los nombres correctos de las partes de su cuerpo.

o Usar palabras para definir que está haciendo: “pipí” o “popo” le ayudarán más adelante cuando te avise que necesita ir al baño.

o Seleccionar un bañito o bacinilla llamativa para el niño y además del tamaño adecuado.

o Preguntarle varias veces al día si necesita ir al baño y llevarlo varias veces

o Ayudarle a que se acostumbre a su bañito, u orinal, empezando a sentarlo vestido y poco a poco cuando ya lo veas cómodo ahí, intentas que se siente sin su pañal.

o Recuerda que los adultos somos el ejemplo de los niños así que no temas MOSTRARLE COMO SE HACE.

o No lo presiones, si sientes que no está listo porque se rehusa a ir al baño, mejor ESPERA.

Generalmente tarda varias semanas o meses enseñarles a ir al baño, depende de la madurez emocional del niño y de los estímulos que se le brinde. Pero al final de camino y después de haber cambiando más de 2000 pañales, podrás decir, MISIÓN CUMPLIDA, tu hijo ya va al baño y ha dejado los pañales de día, ahora el entrenamiento nocturno toma más tiempo pero será mucho más fácil, créeme que si, y muy pronto te olvidarás de este asunto, bueno…… al menos hasta la llegada de un nuevo bebe!!!

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: