Viajar con niños a cualquier lugar es una aventura, cuanto menos, interesante.

Y de todos los destinos posibles, el destino estrella sin duda es Mallorca. Un lugar de playa donde poder pasar unos días en familia, aprovechar las horas de luz que nos ofrece el verano y la posibilidad de hacer turismo natural por su Sierra y sus calas...

Si vas a pasar unos días en la isla de Mallorca, aquí te damos algunos consejos:

Mallorca es una isla amiga de los niños.

Nuestra isla es un destino muy fácil de viajar con niños. Hay numerosas actividades que se pueden realizar con ellos, y tanto el clima como la orografía nos permiten pasar unos días de ensueño acompañados de los más pequeños de la casa, es por ello, un destino muy familiar.

Las comunicaciones en transporte público son básicamente malas.

No podemos confiar en ver la isla si no alquilamos un coche, por lo que ésta será nuestra primera opción.

Hay numerosos puntos de alquiler de vehículos, en el aeropuerto y fuera de él. Y los precios son muy competitivos.

En caso de que viajemos desde Barcelona o Valencia en barco a Mallorca, tenemos la opción de viajar con nuestro propio coche. En ese caso, deberemos consultar los precios y disponibilidad en las webs.

Mallorca no es sólo playa.

A pesar de que no se conozca, en esta isla también hay zonas montañosas.

Es por ello por lo que si pretendemos conocer todos sus pueblos y rincones, también deberemos llevar en la maleta algo de ropa y calzado apropiado para pasar unos días en la montaña, caminando por zonas de senderismo o accesos a las playas más recónditas.

La oferta de restauración en Mallorca es muy variada.

No debe preocuparse por viajar con niños en este aspecto. Si no es usted muy exigente, casi cualquier restaurante de la isla le ofrecerá una estancia agradable en su visita con niños, ya que podrá disfrutar de una relajada comida en la terraza mientras contempla a sus hijos jugando en la arena de la playa, sin tener que preocuparse de si molestan al resto de comensales. Los restaurantes normalmente ofrecen facilidades para las necesidades de los niños: sillas altas, menús especiales, etc.

Por otro lado, también hay una amplia variedad de restaurantes de comida rápida distribuidos por toda la isla.

Especialmente recomendado para ir con niños los restaurantes Mesón del mar y Balcón de María en Santa Ponsa, Tambucho y Marisol en la Colonia de San Jordi (los niños pueden jugar en la playa mientras los adultos comen en la terraza) y Jolly Roger bar en Alcúdia, con piscina.

La planta hotelera en general es buena.

Los hoteles que nos encontramos en Mallorca, habitualmente, son hoteles de playa, con buenas instalaciones, piscinas, mucha vida en terrazas y actividades variadas al aire libre.

Los meses buenos para viajar.

La mejor temporada para viajar a Mallorca, bajo mi punto de vista es durante los meses de mayo, junio y septiembre.

Durante los meses de julio y agosto nos encontramos con una Mallorca muy masificada, en la que encontrar sitio para aparcar será complicado, los hoteles están llenos y eso hace que los servicios se encuentren en ciertos momentos saturados, y esto puede hacernos la visita algo menos placentera. Por estos motivos, recomiendo viajar en mayo y junio, ya que te aseguras el buen tiempo y unos servicios de mayor calidad.

Los meses de abril, septiembre y octubre también son muy buenos meses, ya que son meses variables en cuanto a climatología pero todavía con muy buena temperatura, en los que te puedes encontrar algunos años que los que la temperatura sea tan alta que te permita ir a la playa todos los días, o en caso de que esté nublado, tienes la alternativa de la ciudad, la zona de montaña y actividades culturales.

No debes preocuparte en caso que no hables español.

En Mallorca, y principalmente en las zonas turísticas, hay un gran número de personas procedentes de diferentes países residiendo en la isla.

En los hoteles siempre encontrarás personal que hable tu idioma, y en caso de cualquier problema fuera de este recinto, es bastante fácil encontrar alguien que pueda ayudarte.

Playas y niños- quemaduras

Es absolutamente necesario advertir del daño que puede producir el sol en tu piel y muy especialmente en la piel de los niños. Debes comprar protección solar nada más llegar a la isla, o llevarla ya de tu país, llevar protección para la cabeza e incluso ropa con especial protección a los rayos UV.

Al mismo tiempo, también me veo en la obligación de advertir sobre la necesidad de vigilancia en piscinas y playas. A pesar de que en la mayoría de playas y de piscinas de Mallorcahay servicio de Socorrista, esto no debe disuadirnos de vigilar de cerca a nuestros hijos.

Ambiente en verano. Mercadillos.

Vas a tener muy buen ambiente en las noches estivales. Mallorca en verano es un bullicio constante, terrazas, mercadillos nocturnos…Si crees que te va a apetecer disfrutar algún día de las noches mallorquinas, puedes pensar en alguna alternativa para no dejar a los niños solos.

Mallorca Mallorca Mallorca... cuando regresemos nos quedará un grato recuerdo.

Viajar a Mallorca

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: