Sociológicamente en algunos países de latinoamérica e inclusive en algunos continentes como Africa y Oceanía se da un fenómeno cultural que se da en llamar "racismo internalizado", que como rasgos característicos tiene la connotación que quienes lo padecen se ven a sí mismos a través de la mirada de sus dominadores e igualmente se adecúan y consienten el modelo  negativo de sí mismos que la cultura dominante les impone y establece como verdadero.

Esta forma de racismo "desde adentro" es lo que justifica que en los casos en que los dominados son amplia mayoría (como en áfrica por ej.) no obstante sigan siendo sometidos, degradados y explotados por una minoría que basa su privilegio en su raza y color.

Si echamos un vistazo general a estos modelos sociales, se advierte que, especialmente, los mejores cargos políticos, laborales o empresariales; los rasgos estéticos apreciados, los modales y conductas valoradas pertenecen al tipo impuesto como "correcto", el que internamente es venerado por los oprimidos como si fuera un Dios. 

 Latinoamérica es un ejemplo claro de este fenómeno donde mayormente son apreciados los estereotipos "blancos" por sobre los indígenas o los mestizos.

Con la palabra "Malinchismo" se engloba a estas conductas que se realizan en perjuicio de la propia cultura y a las que le dan preeminencia y valor a lo extranjero por sobre lo propio.

El término viene de los hechos históricos en tiempos de la conquista de méxico por parte de los españoles liderados por Cortés. Se dice que la actuación de Malinche quien fuera amante e intérprete del español, permitió la subyugación de su pueblo, cumpliendo para los foráneos tareas de "inteligencia" y "diplomacia" lo que a la postre derivaría en la opresión de sus congéneres.

Sin hacer juicios de valor sobre la conducta de esta mujer, dado que se estan revisando históricamente los hechos que se le aducen, quisiera centrarme en el fenómeno descripto para crear conciencia y exponer una realidad que traspasa el tiempo y que continúa instalada socialmente aún a más de 500 años de la conquista.

"Seguimos negando nuestra propia valoración en pos de ideales extraños que nos marginan." 

El siguiente poema hecho canción ilustra con precisión éste accionar que nos es común a todos en algún punto y constituye una apelación directa a no entregar la dignidad ni la propia esencia a quienes sin ningúna base real, consciente o inconscientemente, abogan por la negación de nuestras raíces.

                              

Maldición de Malinche (G. Palomares)

Del mar los vieron llegar mis hermanos emplumados
Eran los hombres barbados de la profecía esperada
Se oyó la voz del monarca de que el dios había llegado.
Y les abrimos la puerta por temor a lo ignorado.

Iban montados en bestias como demonios del mal
Iban con fuego en las manos y cubiertos de metal.
Sólo el valor de unos cuantos les opuso resistencia
Y al mirar correr la sangre se llenaron de verguenza.

Porque los dioses ni comen ni gozan con lo robado
Y cuando nos dimos cuenta ya todo estaba acabado.
Y en ese error entregamos la grandeza del pasado
Y en ese error nos quedamos trescientos años esclavos.

Se nos quedó el maleficio de brindar al extranjero
Nuestra fe, nuestra cultura, nuestro pan, nuestro dinero.
Y les seguimos cambiando oro por cuentas de vidrio
Y damos nuestras riquezas por sus espejos con brillo.

Hoy, en pleno siglo veinte nos siguen llegando rubios
Y les abrimos la casa y les llamamos amigos.
Pero si llega cansado un indio de andar la sierra
Lo humillamos y lo vemos como extraño por su tierra.

Tu, hipócrita que te muestras humilde ante el extranjero
Pero te vuelves soberbio con tus hermanos del pueblo.
Oh, maldición de Malinche, enfermedad del presente
Cuándo dejarás mi tierra.. cuándo harás libre a mi gente.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: