Maldiciones

Sobre las maldiciones mucho se habla, pero también existe mucho desconocimiento de ellas. Muchas personas dicen haber sido víctimas de alguna maldición.

La maldición se define como un deseo de mal hacia otra persona o a un grupo de personas. En ocasiones, la sola mención de la palabra maldito ya encierra en sí misma una maldición aunque no vaya dirigida a nadie. 

Algunos dan por hecho que cuando alguien maldice, vaya dirigida a quien vaya dirigida esa maldición la persona que la recibe se ve inmersa en cosas negativas. 

Sobre las maldiciones existen multitud de creencias. Normalmente se le atribuyen efectos malignos y esto se acrecienta si quien realiza la maldición práctica la magia negra.

Tipos de maldiciones

Las maldiciones simples: son hechas por personas normales y se lanzan hacia otras personas. Existen testimonios que afirman que cuando un padre lanza una maldición sobre un hijo, esta hace efecto y suele venir acompañada de desgracias. 

Cuando se realiza una maldición o se pronuncia la palabra "maldita sea", hay quien dice que la negatividad que representan estas palabras solo recae en quien las pronuncia. 

Las maldiciones que se hacen utilizando la magia negra: existe la creencia popular de que las maldiciones que realizan los gitanos y los que practica las magia negra son las más efectivas, este es el principal motivo por el que muchos temen que alguna persona de estos grupos les realice una maldición

Las maldiciones que hacen los gitanos suelen ser muy elaboradas, incluso hay quien piensa que tienen pactos con seres sobrenaturales y que por eso sus efectos son tan dañinos. 

Muchos se atreven a afirmar que han conocido a víctimas de una maldición gitana o de un ritual de magia negra, y que sus efectos les han perseguido hasta la muerte.

Las grandes maldiciones

Son maldiciones que no van dirigidas a nadie en particular pero que tienen el mismo efecto dañinos.

Un ejemplo de este tipo de maldición se encuentra en la época de los faraones, ya que se creía que sobre aquellos que pretendían abrir las tumbas, solo podrían encontrar la muerte bien de forma trágica o mediante alguna enfermedad. 

También existen maldiciones sobre determinados objetos a los que se les considera malditos, se cree que por el mero hecho de probarlos o de cambiarlos de sitio se sufrirán persecuciones por parte del mal. 

Las maldiciones han existido siempre y seguirán existiendo y cada uno es libre de creerselas o no, pero por si acaso son reales mejor no tentar a la suerte. 

 

 

 

 

 

 

 

 

Maldiciones

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: