fotografia

Los filetes de pechuga de pato cebado es lo que se denomina magret (palabra francesa que significa "magro"). En España la carne de pato o ganso no ha sido muy popular a diferencia de Francia que es uno de los platos preferidos de la gastronomía francesa. Fue sobre la década de los años 60 cuando el chef Andre Dauguin de la ciudad de Auch (pirineos franceses) con varias Estrellas Michelín comenzó a preparar el magret de pato como si fueran filetes de solomillo y se quedó incorporado a la gastronomía francesa con diferentes y variadas recetas.

fotografia

El origen de esta carne son las pechugas de patos y ocas que se crían para la producción de foie gras, por lo que resulta una carne muy consistente y con un sabor muy especial que se puede utilizar para preparar carpaccio o tartar. Para evitar las muchas calorías que presentan estas pechugas basta con retirar la piel antes de cocinar. El magret de pato se puede preparar de muchas maneras, incluso curado y ahumado que se convierte en jamón de pato, esto debido a la gran consistencia de esta carne al proceder de patos cebados.

fotografia

El confit de pato es muy popular en Francia y se basa en una receta que tiene miles de años de antigüedad cuando se preparaban alimentos que pudieran aguantar tiempo sin estropearse. Se prepara salando primero la carne de pato que se deja reposar unos dos días, luego se lava y se seca y se mete al horno a baja temperatura donde lentamente va soltando el jugo y la grasa. Cuando la carne la se encuentra tierna (después de varias horas) se deja enfriar y se guarda en tarros con su propia grasa que hace de conservante, de este modo puede durar varios días y es en el frigorífico varios meses.

El confit de pato también se vende enlatado por lo que es un buen recurso para una cena diferente y librarse de tener que cocinar estas Navidades.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: