MAGISTERIO:

PROBLEMA RÁIZ Y CAMBIO CLAVE

La educación es el arma más poderosa del mundo”.  Sin embargo, en nuestro sistema educativo, parece que nos apuntamos a nuestra propia sien con esta arma.

Cómo nos gusta criticar al sistema educativo, a profesores, alumnos, familias y, sobre todo, cómo nos gusta lanzar nuestra vara de la indignación sobre los vaivenes legislativos, donde lamentamos que diferentes leyes con distinto tinte político son igual de ineficaces por mucho que combinemos sus siglas (LOMCE,LOE, LOCE,LOGSE).

Pero el problema es que nos centramos una y otra en lo mismo, generamos debates, giramos en círculos, y volvemos al mismo punto: ¿deberes sí o deberes no? ¿libro de texto o trabajo por proyectos? ¿profesores y alumnos desmotivados? ¿acoso escolar? ¿LOMCE? ¿reválidas?... Obviamos, o fingimos no ver, quizás por miedo o quizás por pereza, lo que, desde mi punto de vista, es la raíz del problema: MAGISTERIO.

El otro día hablaba con un profesor del departamento de la universidad sobre el sistema educativo, me decía que de magisterio los alumnos salen preparados para ser docentes... En ese momento, vinieron a mi cabeza miles y millones de ejemplos de lo “preparados” para ser parados que salimos de magisterio...me calle, como se suele decir “donde la ignorancia habla, la inteligencia calla”.

Simplemente pregunte con un ¿si?, prefería escuchar sus tan profundas justificaciones: repitió “a pesar de lo que se diga, de magisterio salís preparados... por ejemplo sabéis cómo funciona el equipo directivo o los documentos del colegio”. Menos mal que paró ahí.

Quiero dar gracias a Dios o a Alá o a Buda o a Donald Trump de que los seres humanos somos seres racionales, que podemos pensar antes de hablar, y callar antes de joderla, porque en ese instante, no sé lo que le hubiera dicho (probablemente algo que rimara con hoya, pero tengo educación).

Conocéis cómo funciona el equipo directivo...”. Oouhh yeaah! estudié magisterio porque ardía en deseos de saber qué es un direct@r o jef@ de estudios y memorizar cuáles son sus funciones. Por no hablar de mi desenfrenado frenesí y enardecida fascinación por conocer los apartados de un PEC y una PGA (esos documentos que la mayoría de colegios redactan a base de un copy-paste iniciado en tiempos inmemorables –lo que escribo es porque lo he vivido, y en mi periodo de prácticas leí un PEC de un colegio X, donde se citaba un conocido escritor, fallecido hacía 4 años, como si todavía siguiera teniendo andaduras por el mundo de más aquí y no del más allá-).

Esta es la cruda realidad. Se acaba magisterio memorizando el sistema educativo. Aquí enumero una serie de problemas que tocaré con más profundidad en siguientes post:

-Carrera desprestigiada, olvidada, considerada cajón desastre y erróneamente un “pinta y colorea” (en realidad es un “memoriza y memoriza").

-Carrera en la que entran estudiantes que en Bachiller han suspendido hasta el recreo. Aunque no podemos juzgar solo por la nota media, no significa que alguien con un 9 vaya a ser mejor profesor que alguien con un 5, lo que entra en juego es la capacidad de esfuerzo que está dispuesto a realizar, la implicación, la vocación, las ganas de innovación, de inconformismo ante la simpleza, de buscar algo diferente de lo que hicieron aquellos que nos enseñaron. Solo así se trasmitirá nuestra pasión a nuestros futuros alumnos...

Pero esto sucederá solo en un 30-40% de los casos...muchos tendrán ese espíritu al principio, otros lo perderán con las oposiciones, y otros ni si quiera lo mostrarán ni en un principio, estaban ahí porque sus padres se empeñaron en que su hij@ tenía que hacer una carrera para ser alguien en la vida, y qué mejor que “facilisterio”.

-Carrera de magusterio basada en un 85% memorizar contenidos ineficaces, innecesarios y anticuados (he visto a profesores dictar de folios amarillos, y no eran amarillos por ser de reciclaje); carrera basada en lecciones magistrales o a base de películas (sí... y si no va el DVD pues la tele y el VHS, y sino.. ¡Youtube vale para todo!, pero que me lo ponga un alumno que yo, profes@r doctorad@ universitario, no sé cómo funciona –por incrédulo que parezca, todo lo he vivido-).

-Carrera de magisterio con asignaturas metidas con calzador en un programa educativo mal organizado, en algunas de estas asignaturas hasta el propio profesor parecía perdido en cuanto a cuáles eran los objetivos de esa materia.

-Carrera de magisterio donde en 4 años no se llega a casi 3 meses de prácticas. ¿Te dejarías operar por un médico con solo 3 meses de prácticas, y que ha pasado la mayoría de estas observando cómo otros operaban? No ¿verdad? Pues a ese medico, para llegar a donde ha llegado, le han tenido que enseñar profesores, desde que tenía 3 años de edad... ¿Por qué la educación de los docentes nos la tomamos como si de un chiste de Lepe se tratara?

- Carrera de magisterio en la que memorizas la Teoría de Chomsky, el desarrollo psicológico de los 0-18 años, las funciones del claustro de profesores, consejo escolar, jef@ de estudios, (y porque no están redactadas las del conserje, que si no, ¡pues también!) la teoría de qué son los sustantivos, adjetivos, cuándo y cómo surgieron, quién dio con la brillante idea de llamar Objeto Directo al Complemento Directo o viceversa... Pero no cómo enseñar todo eso de manera práctica a tus fututos alumnos de primaria.

-Carrera de magisterio en la que en 4 años realizas 1 ó 2 unidades didácticas, y 2 ó 3 apartados de otra. Para que luego, en las oposiciones, en 3 meses te pidan hacer 12(yo fui a una academia de oposiciones donde el procrastinar lo llevaban a raja tabla). 12 unidades sin apenas tener conocimiento ni de por dónde empezar, porque en la carrera, hace dos años que memorizaste qué es una unidad didáctica y eso ya está en la papelera de reciclaje del cerebro.

Pero no, no es magisterio,....pensamos que el error es la LOMCE.

Magisterio , una carrera universitaria con demasiadas asignaturas pendientes.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: