La mágica bailarina de Miró

La mágica bailarina de Miró

La mágica bailarina de Miró

La mágica bailarina de Miró

La mágica bailarina de Miró

“LA MÁGICA BAILARINA DE MIRÓ”.

Mágica bailarina, dijiste que el barullo de la gente bombardeaba tus emociones hasta provocar el aturdimiento, ese no saber quién eres detrás del velo diseñado para complacer a otros y fue en el silencio nocturno, que tus pies comenzaron a recorrer el camino de regreso a casa. Alguien debía bailar para encontrarse y lo hizo en medio del universo y el mágico canto, inaudible al mundo de la forma.

Tus pies se movieron incansables, en tanto el día y la noche alternaban en la transfiguración de quien vence la dualidad para integrar su ser al Cosmos que enseña la trascendencia natural en la luz del Sol, reveladora de los misterios ocultos en lo tangible que la Luna se encarga de proteger en las acuosas profundidades de su ser femenino.

Era así como espacio y tiempo eran vencidos por la ancestral inspiración de las danzas tribales ejecutadas por millones de células en un solo cuerpo, mientras una araña hipnotizada procuraba dar fe, mimetizando los movimientos de la bailarina para impregnar su tela con el aroma del sentimiento… Las arañas desconocen la posibilidad de ignorar el tiempo y deben conservar los tesoros en el sedoso filamento. En realidad trabajan para los aprendices que aún miran con los ojos físicos, mientras la bailarina y su ancestro dejan el eco de sus pasos, impresos en el akasha.

Generosa bailarina que te ofrendas en el oficio alado, al desdoblarte a través del espacio transformado en vida-espejo, que te devuelve hecha araña reflejada; tejedora de un sueño con doble rostro destinado a los que sienten y a los que necesitan ver para saber.

En tu ser permean el Sol y el agua lunar; el símbolo en que se materializa el amor de la Fuente y su perfume revelado en el sentir intuitivo.

Mágico ser, cuya danza trae el día y la noche, tus brazos son el anzuelo de la luna y su luz solar. Abrazas el Todo y la Nada, anclándolos a través de un puente que termina en la historia trazada por tus pies.

Hoy no sé si la araña y tú eran una o el insecto era mi corazón que repetía tus pasos mientras te veía… La vida desciende del éter y retorna en espiral desde la intención primordial.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: