Las magdalenas le gusta a casi todo el mundo. Las puedes tomar para picar a media tarde, de desayuno, de cena, o bien utilizarlas para que los niños las lleven al colegio a media mañana... Vamos a ver esta receta facilita para hacer unas magdalenas caseras riquísimas y esponjositas.

Con esta receta se consiguen unas 15 magdalenas. Así que si queréis hacer más o menos, utilizad más o menos cantidad de ingredientes, en proporción. Recordad que si no se comen en el día, se ponen duras. Si queréis conservarlas para el día siguiente, o varios días más tarde, lo ideal es dejarlas tapadas con papel de alumnio o algo similar. Estoy segura de que os encantarán.

Ingredientes

250 gr. de mantequilla (derretida)

250 gr. de harina

200 gr. de azúcar

3 huevos

1/2 copa de brandy

1/2 sobre de levadura en polvo

1 limón (ralladura)

Azúcar glas (opcional)

 

Modo de preparación

En un recipiente se ponen los huevos, el azúcar y la ralladura del limón. Se bate todo junto durante unos minutos hasta conseguir una crema muy espumosa.

A continuación, se agrega el brandy, se remueve y se le añade la mantequilla. Por último añadimos la harina ya mezclada con la levadura y removemos todo bien.

Esta masa se vierte en los moldes de papel típicos de las magdalenas sin llenarlos mucho. Si los llenamos demasiado lo que conseguiremos es que, por un lado, cuando las magdalenas suban, se nos vayan todas por fuera, y en segundo lugar, si echamos demasiada masa en los moldes, éstos se abrirán más de lo deseado y se caerá toda la masa en la bandeja del horno.

Se meten al horno a temperatura fuerte (alrededor de 200 - 220 ºC) hasta que suban y estén doradas. Se retiran del horno y, si se quiere, se pueden espolvorear con azúcar glas.

Magdalenas caseras

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: