Maga Circe

En la mitología griega, la maga Circe, era la hija de Helios y de Perseis

Circe, vivía en la isla de Eea o también llamada Ea, estaba situada en el mar Mediterráneo. Circe, pasaba su tiempo trabajando con el telar. 

Cuando un enemigo u otra persona le ofendía, Circe les daba una poción mágica que al beberla hacía que se convirtieran en animales. Eso no evitaba que esas personas pudieran conservar la razón y de este modo darse cuenta de lo que les había sucedido. 

Maga Circe

Circe, vivía en un palacio hecho todo de piedra, estaba en un valle cerrado, por el cual corrían con total libertad lobos y leones. Los animales tenían que atacar a los hombres de Ulises, pero no lo hicieron. Por lo que la maga recibió a los hombres en su palacio, le ofreció un banquete con vino, al que había añadido unas drogas, que al beberlas conseguían que los hombres se olvidaran de cual era su patria. Una vez que lo bebieron, la maga los tocó con su varita y los convirtió en cerdos a los que encerró en las pocilgas del palacio. 

Circe y el amor

El dios Glauco, era feo por este motivo había sido rechazado por Escile. Este con el fin de tratar de solucionar su problema, viajó hasta la isla de Ea, para intentar convencer a Circe de que utilizara sus poderes para ayudarle a conquistar a Escile. Circe accedió a su petición, pero terminó enamorándose de Glauco, al que ve que no puede conquistar. Por lo que decide utilizar sus poderes, vertió un veneno en una fuente en la que solía bañarse Escile. En el momento en el que ella decide meterse dentro del agua, de ella empiezan a salir unos monstruos que van con ella a todas partes. Surgen de todo su cuerpo, ya que forman parte de ella. 

De este modo fue como Circe consiguió que Glauco ya no quisiera estar con Escile. Pero Circe tampoco fue capaz de conseguir el amor de Glauco. 


 

 

 

Maga Circe

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: