¡"Mafias" que pagan en Costa Rica para…!

Las "mafias" que pagan a familias enteras en Costa Rica para que se casen con chinos en Costa Rica.

"¿Quiere ganarse una plata?".

Fue tan solo una frase, pero bastó para convencer a María*.

El trato era sencillo: 200 dólares por una boda… con un ciudadano chino. La historia es conocida por los vecinos: un abogado (o un representante de éste) llega al "precario" en busca de los más necesitados y les convence para que contraigan matrimonio con una persona desconocida, un extranjero que busca legalizar su situación en el país.

"Andan normal, buscando a quién agarran. esta costarricense.

María lo recuerda perfectamente.

"Yo estaba en una muy mala situación (…), así que me casé y me gané eso", le confiesa a BBC Mundo. Sin prácticamente salir del barrio, María firmó un documento en un vehículo y recibió 110.000 colones a cambio, unos US$200. "Nada más me enseñaron una fotillo del chino. Y a los pocos años, ella volvió a casarse con otro hombre, otro ciudadano chino, según le dijeron.

Mercado negro

Su caso no es aislado y uno de los primeros periodistas en hacerse eco del asunto fue Greivin Moya, con un reportaje titulado "Familias completas de barrios pobres se casaron con chinos para legalizar su permanencia en el país" publicado en el medio costarricense Teletica en agosto del año pasado.

El tema forma parte de un problema mayor con el que las autoridades lidian a diario. El censo oficial de 2011 (el último publicado) cifra en 385.899 el número de foráneos residentes en Costa Rica, y de ellos tan solo 3.389 son chinos.

la mujer

Pero investigadores especializados de la Universidad Estatal a Distancia (Uned) elevan ese número y lo sitúan entre los 50.000 a 70.000 chinos, de una población extranjera estimada en un millón de personas (sobre los casi 5 millones que viven en el país).

En este momento tenemos más de mil casos, expedientes activos donde estamos luchando", explica el procurador adjunto Guillermo Fernández. De la totalidad de denuncias por inexistencia o nulidad de matrimonios presentadas por el Registro Civil ante la Procuraduría, el de los chinos es el primer grupo de extranjeros de fuera de la región y el quinto de la clasificación, formada por 39 países.

"Tienen que haber muchos más: personas que no se animan a denunciar, casos de los que no nos hemos enterado", asegura en conversación con BBC Mundo.

La directora de Migración y Extranjería, Gisela Yockchen, habla de "un mercado negro" donde "hay responsabilidades compartidas entre quienes aceptan la propuesta, quien se presta y quien formaliza la situación irregular".

Yockchen no dispone de información sobre el dinero que mueven estas "mafias", pero señala que, de acuerdo a los casos conocidos en el país, son gestionadas por nacionales.

"Hay muchas víctimas", incide. "Usualmente, son personas con escasos recursos que fueron convencidas para que celebraran un matrimonio de este tipo con la condición de que en un determinado tiempo se divorciarían. "Tenía poco de haber llegado al país, no hablaba ni entendía el idioma español (...) El ciudadano chino creía, según lo expresado ante las autoridades a través de un apoderado especial, que eran los papeles para solicitar la residencia.

barrio chino

Cambios en la ley

El problema de los llamados matrimonios de papel no es nuevo para Costa Rica, un país tradicionalmente receptor, caracterizado como un remanso de paz en medio de una de las zonas más violentas del mundo.

A finales de los años 2000, las autoridades evidenciaron una "incidencia alta" de estos casos y se identificó a personas en Costa Rica que se dedicaban a promover este tipo de irregularidad, lo que impulsó el endurecimiento de la política migratoria.

"Yo divido la situación en dos periodos: antes del año 2010 y posterior a ese año", señala la directora de Migración, Gisela Yockhen, en conversación con BBC Mundo.

"Ya no se le concede la residencia permanente libre de condición a una persona por el simple hecho de estar casado con un costarricense. No queremos que (los matrimonios simulados) se conviertan en una puerta"

Directora de Migración de Costa Rica, Gisela Yockhen

Entre las evidencias, las autoridades ahora solicitan las fotografías de la boda, facturas, entrevistas por separado al año de tramitar la residencia e incluso cartas de amor. Esos nuevos mecanismos han hecho que bajen "muchísimo" los casos, sostiene la representante oficial.

"Es un asunto importante. "Movimiento hormiga"

La entrada de chinos a Costa Rica ha sido históricamente irregular, y lo sigue siendo pese a que no se puede afirmar que esa opción sea la mayoritaria, comenta a BBC Mundo el investigador de la Universidad Estatal a Distancia de Costa Rica Alonso Rodríguez, que lleva más de dos décadas siguiendo de cerca el fenómeno.

En términos relativos, Fernández asegura que Costa Rica es el país que más población china recibe de toda América Latina.Entre los métodos irregulares utilizados para acceder a Costa Rica no solo se encuentran los matrimonios simulados, sino también la usurpación de identidades o las adopciones, apunta Rodríguez.

Costa Rica es destino final para los ciudadanos chinos, pero también puente. Si deciden establecerse en el país centroamericano, los chinos se dedican al comercio al por menor, gestionando populares bazares o tiendas veinticuatro horas que en muchas ocasiones también les sirven de hogar; y suelen adaptarse muy bien a la "pura vida" costarricense, la ubicua expresión con la que los ticos hacen referencia al arte del buen vivir local.

Ticos de ascendencia china

Lo cierto es que la comunidad china presente en la capital parece estar integrada al cien por cien. En plena Semana Santa, San José se asemeja a una ciudad fantasma y, contra todo mito, la mayoría de los establecimientos chinos también cierran.

"Yo me mudé a Panamá en 1992", rememora alegremente cuando BBC Mundo le pregunta por su historia. Su entrada a Centroamérica la hizo con "plata", confiesa, y posteriormente emigró a Costa Rica por los problemas que tenía con las autoridades.

"Muy pesados…", comenta en un español rústico.

Preguntada por los matrimonios simulados como vía de entrada, Li evita contestar, aunque posteriormente asegura que sí se ven "muchas" uniones entre ciudadanos del país y sus compatriotas.

"Con ticos problemas, ticas mejor", dice riendo, sin parar quieta.

"No habla mucho chino -aclara la abuela-. *María es un nombre ficticio elegido para proteger la identidad de la fuente.

Fuente Historia/Tamara Gil (@_tamaragil)Enviada especial de BBC Mundo a Costa Rica

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: