fotografia

La ganadería española ha experimentado una gran evolución con la instalación de macrogranjas que agrupan un elevado número de animales destinados al consumo dado que la demanda cada año que pasa es mayor. Muchos empresarios ven en este tipo de instalaciones una oportunidad de tener un negocio duradero debido a que el consumo de leche y carne ya no hay quien la pare. Pero no todo el mundo está de acuerdo con este tipo de instalaciones donde los animales son tratados como simples máquinas de producción. 

fotografia

fotografia

Por otra parte estas macrogranjas se instalan es territorios casi despoblados transformando el paisaje en basureros contaminando el suelo que se conservaba natural y por consiguiente el agua que corre por el subsuelo con todo tipo de residuos, antibióticos, etc, apareciendo moscas y roedores por las cercanías de estas macrogranjas todo con el fin de obtener leche y carne a bajo precio. Mientras tanto los animales permanecen encerrados en espacios reducidos dentro de naves sin llegar jamás a ver el sol con focos que los alumbran día y noche.

fotografia

fotografia

Estos espacios, llenos de gallinas unos, cerdos y vacas otros, cuentan con los permisos sanitarios legales correspondientes pero si los visitamos salimos horrorizados de la forma en que se ha convertido a los animales en máquinas vivientes con el fin de obtener huevos, leche o carne al mejor precio. Este tipo de instalaciones se deben situar lejos de las grandes ciudades por la gran cantidad de residuos que producen y esto es lo que ocasiona el rechazo de los habitantes cercanos a los lugares elegido.

En algunos lugares donde en trabajo es muy precario se muestran de acuerdo con este tipo de instalaciones pero en otras no es así ya que este tipo de negocio es incompatible con el modelo de crecimiento sostenible y desarrollo rural.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: