Fotografía

Toda la Luz que no podemos Ver


Toda la luz que no podemos ver (All the Light We Cannot See) es una novela dramática increíblemente ambiciosa y hermosa creada por el aclamado y premiado escritor estadounidense, Anthony Doerr, sobre una chica francesa no vidente y un muchacho alemán cuyos caminos se cruzan en la Francia ocupada, mientras ambos tratan de sobrevivir a la devastación de la Segunda Guerra Mundial.

Toda la luz que no podemos ver nos sitúa en Francia en 1944, justo antes de que la Fuerza Aérea de Estados Unidos bombardeara la ciudad costera de St. Malo, ocupada por los nazis. Luego regresa a 1934 para describir dos infancias: La de Werner y la de Marie-Laure. Werner es un huérfano alemán, cuyas habilidades matemáticas le permiten ganarse un lugar en una escuela de entrenamiento de élite nazi, salvándolo de una vida en las minas, pero obligándolo a elegir continuamente entre la oportunidad y la moralidad. Marie-Laure es ciega y crece en París, donde su padre es cerrajero del Museo de Historia Natural, hasta que la caída de París les obliga a mudarse a St. Malo a la casa del excéntrico tío abuelo de Marie-Laure, quien, junto con su ama de llaves de toda la vida, se une a la Resistencia. Finalmente, las bombas caen y los caminos de los personajes convergen motivados por un mismo objetivo: sobrevivir.

En resumen, Toda la luz que no podemos ver explora exquisitamente las paradojas de este mundo; la belleza de las leyes de la naturaleza y los terribles extremos a los que la guerra la subvierte; la fragilidad y la resistencia del corazón humano; la inmutabilidad de un momento y el poder curativo del tiempo.

Si el éxito de un libro pudiera medirse por su capacidad de conmover los lectores y por el número de personajes memorables con los que cuenta, Toda la luz que no podemos ver tiene el éxito asegurado.

A lo largo de su carrera, Doerr convence a los lectores de que se pueden contar buenas historias sobre períodos tan aciagos de la historia, y que la guerra - a pesar de la desesperación, la crueldad y las terribles elecciones morales- no puede negarnos los placeres de este mundo. Y Toda la luz que no podemos ver es un claro ejemplo. Muy recomendable.

Fotografía

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: