LA LUZ Y LA OSCURIDAD

LA MALDAD

Todos nos quejamos y esto a nivel mundial, de la corrupción, de la falta de moral, de la falta de escrúpulos, del ansia al poder, de la lujuria, del sexo por placer porque está mal entendido, del deseo desmedido por el dinero, del deseo enfermizo de tener éxito material y social porque de otra forma no somos nadie; pareciera que los habitantes de esta tierra hubieran perdido el norte, incluyendo y sobresaliendo sus mandatarios, los gobernantes, presidentes, primeros ministros, etc. que son los que deberían dar el ejemplo, son los que debieran mantener la paz y hacer que su población viviera dignamente. ¡Es como una utopía!

Pareciera que no se pudiera tener ni un poquito de poder, sin caer en la tentación de abusar de ese excitante poder. No solo tienen ese mal los que gobiernan países, sino los que gobiernan entidades o instituciones gubernamentales y privadas.

Son más propensas a la corrupción

Imagen superior: Grandes ciudades son más propensas a la corrupción.

 

Lo antes expuesto no resume todo el mal que existe en nuestro mundo, porque están los que matan física, emocional e intelectualmente, los que odian, los que tienen deseos de venganza, los que se dejan llevar por los celos, los racistas, los opresores desde un ámbito familiar, escolar hasta pueblos, los que trafican ilegalmente en todos los niveles inimaginables, los que se burlan, critican, amedrentan y así podría seguir enumerando todavía más acciones que ejecuta el ser humano, que en éstos casos, de humanos no tienen nada en absoluto, porque todo esto que he mencionado procede del lado de la oscuridad de la creación.

Como ya mencioné en artículos anteriores, en la creación y en nuestro mundo donde opera la ley de la polaridad, en donde todo es dual, se desarrollan dos grandes fuerzas antagónicas que son las del bien y las del mal.

Las del bien proceden de la luz y las del mal proceden de la oscuridad. Nosotros los seres humanos vivimos bombardeados por los seres que habitan en el lado oscuro y ayudados por los seres que viven en el lado de la luz. Si, parece cuento de niños, pero es toda una realidad que nos afecta diariamente.

Tenemos que iluminar nuestras vidas

Img. superior: Tenemos que iluminar nuestras vidas.

 

EL ORIGEN DE LOS ANGELES

Antes que de “El Todo” saliera el hombre, primero fueron creados los ángeles y todos ellos pertenecían a la luz. Luego al sexto día (entiéndase un período x de tiempo), o sea, el último día de trabajo creador, fue concebido y manifestado el hombre en los niveles superiores de existencia, por sobre los ángeles y con una capacidad evolutiva que no tienen los ángeles. Es por esto que se nos dice, que estamos hechos a imagen y semejanza del Padre. También somos seres creadores como Dios.

Un grupo de ángeles al ver que el hombre tenía tanto poder y que ese poder era superior al de ellos, sintieron celos y se revelaron contra Dios. Al no estar con Dios, pasaron a habitar al lado oscuro de la creación. De ahí en adelante como no pueden vencer al creador, se dedican a atacar su creación y buscan todas las formas que tienen a su alcance, para alejar al ser humano de su creador.

No puede existir una sin la otra

Img. superior: La luz y la oscuridad se complementan,

 

El miedo y el engaño son dos de los aspectos que estos seres utilizan, para hacer caer al hombre y alejarlo de su único Dios. Les hace ver un bien en donde no existe tal bien, trabajan las mentes de las personas para que tomen malas decisiones, justificándolas a través del ego, que aunado a la ignorancia sobre el conocimiento de la verdad, a los complejos personales, angustias, soledad y debilidades, se les hace fácil preparar las circunstancias que le van a facilitar a la víctima actuar en el bando equivocado. Estos intrusos alimentan una decisión o actividad que a los ojos del invadido está justificado.

La víctima al caer, sigue generando inarmonía y de esa energía calificada de inarmonía se alimentan los seres del lado oscuro, ellos al estar desconectados de Dios ya no lo pueden hacer directamente de Él, como lo hacen los seres humanos en su diario vivir. Cuando sale el sol y cae la lluvia, les cae por igual a buenos y malos.

Así es Dios en su infinita misericordia, aparte que Él conoce la verdad total y final.

Nosotros no tenemos la película completa, solo vemos pedacitos de ella y hay mucho que no entendemos.

Hay que salir del bosque emocional y encontrar la luz

Img. superior: Hay que salir del bosque emocional y encontrar la claridad total.

 

En ambos lados, el de la luz y el de la oscuridad, sus miembros están divididos por jerarquías. Desde el jefe supremo hasta el soldado raso. Ambos lados están organizados, mas el ser humano no lo está, por eso los del lado de la oscuridad nos llevan la ventaja. El trabajo de ellos es tentar al hombre constantemente, por lo que no paran de hacerlo y tienen mucho éxito.

Hasta que el hombre no eleve su nivel de consciencia, investigue, estudie, tenga fe, ore, medite y se acerque a Dios, Al Todo, Al Uno; el lado oscuro tendrá todas la de ganar… pero es sabido que al final el que vence es Dios, porque nada es superior a Él, cuando las cosas se descarrilan Él las va enderezando, (como lo hizo con el diluvio) porque hasta los intrusos se arrepentirán, se transformarán y regresarán a su condición inicial.

Para ese entonces el universo físico, a lo mejor, habrá desaparecido. Y si Dios quiere iniciará nuevamente la película.



 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: