¿Lunar o cáncer?

Un LUNAR o nevo es, en nuestra cultura, sinónimo de belleza y una persona suele tener entre 10 y 40. Desde poemas hasta canciones hacen alusión a este tema, especialmente cuando embellecen el rostro, dándole peculiaridad a quien lo posee. Pero quienes aparentemente son bendecidos con este don, tienen un riesgo de cáncer que nadie envidia.

El melanoma maligno es un tipo de cáncer que se desarrolla a partir de las células melánicas que son las que le dan el color a la piel. Es un cáncer potencialmente letal, lo que significa que un gran número de los que lo sufren fallecen por su causa, constituyendo hasta el 75% de las muertes por cáncer de piel. Su gravedad radica en su alta invasividad y su pobre respuesta a los tratamientos. Puede tener la apariencia de un simple lunar y existir metástasis a distancia.

¿Cómo saber si es un lunar o un cáncer? Existen melanomas que surgen a partir de nevos de toda la vida y otros en piel donde no existía previamente lunar alguno. ¿Cómo identificarlos entonces?

Hay personas que genéticamente están predispuestas a padecerlo y son aquellos que han tenido un familiar cercano con este tipo de cáncer y quienes tienen muchos lunares atípicos en su cuerpo. También las personas muy blancas y de ojos claros y los que por su profesión o por placer se exponen de forma excesiva a la radiación ultravioleta. Es tan dañina la exposición prolongada al sol como las quemaduras de una sola ocasión, especialmente en la infancia. Los lunares que son sometidos a traumas repetidos o los que se encuentren en sitios poco visibles deben ser vigilados mejor, por ejemplo los que están bajo las uñas, en la espalda, genitales o cuero cabelludo, también los de plantas y palmas.

Existe una regla muy fácil que todos pueden observar para saber cuándo su lunar es atípico y es la regla del ABCDE. A continuación se la explico:

A Asimetria: Se refiere a cuando trazamos un eje en el centro del lunar y no existe simetría o sea hay irregularidad en los cuatro cuadrantes.

B Bordes irregulares o festoneados.

C Color: el color debe estar en la gama del carmelita o marrón, los lunares muy negros o de otra coloración o cuando existe irregularidad en el color, unas zonas más claras y otras más oscuras deben ser observados con atención

D Diámetro: el tamaño mayor de 0,5 cm tiene mayor riesgo de malignización.

E Elevaciones: Los lunares que no son planos, que tiene elevaciones e irregularidades en su superficie, también tiene un riesgo más elevado.

Por último ante un lunar que crezca, sangre, pique o duela le recomiendo acuda al doctor. No importa que haya sido su orgullo de toda la vida. Este tipo de cáncer es muy frecuente en jóvenes y adolescentes y es mejor un diagnóstico tiempo aunque no le puedan cantar más cielito lindo. Recuerde que en ello le va la vida.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: