En La Luna se ha puesto, Jonh Steinbeck, nos habla de los pueblos, del pueblo INVASOR y del pueblo invadido en una clara metáfora de la segunda guerra mundial. El invasor y el invadido establecen una relación de poder y rebelión a la sumisión.

La acción sucede en un pueblo indeterminado de Europa, lo único que sabemos sobre su situación geográfica es que esta situado frente a Inglaterra al otro lado del mar.

Este pueblo es invadido por unos conquistadores indeterminados, el invasor impone medidas de control y censura. Es un pueblo minero de carbón, vital y de importancia estratégica para los invasores, pero este férreo control  del invasor se salda con varios sabotajes y asesinatos. por parte del pueblo invadido.

La revolución contra el invasor se gesta sordamente. El precio a pagar por los invasores es la soledad más absoluta. Los que han sido conquistados comparten los rigores de la invasión, el infortunio y esto les ha unido.

Los conquistadores en su soledad comienzan a enamorarse de las mujeres del pueblo conquistado, pero solo reciben el rechazo y desprecio de estas mujeres. El invasor se sienten solo, rodeado de silencio y de odio, la soledad le enferma.

El pueblo ha sido invadido pero no ha sido conquistado ni vencido. Cuando llega la ayuda del exterior, los aviones amigos arrojan al pueblo barritas de chocolate y de dinamita.

Con esta ayuda comienza el fin de los invasores que pierden en un lugar tan pequeño el control psicológico de la situación, y entonces la iniciativa pasa del invasor a manos de los conquistados. Las represalia mas duras llegan y los invasores llegan a condenar a muerte al intendente del pueblo.

En un sistema democrático hay muchas cabezas y todos tienen la opción de llegar a convertirse en líderes. En un estado totalitario en cambio basta con eliminar al reducido grupo de personas que integran la cúpula del poder para que ese orden termine y se de paso a una nueva situación.

Un pueblo que se sabe libre siempre luchara contra los que intentan oprimirlo vengan de dentro o de fuera. Pero las guerras dañan a todos, y vencedores y vencidos pueden cambiar en un momento las tornas.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: