Egipto siempre ha estado rodeado de misterios y de incógnitas. La mente humana -ya lo anotaba Sigmund Freud- tiene alguna especie de fijación con el sustrato que yace debajo de toda la metafísica que impregna la historia del Antiguo Egipto.

La milenaria cultura de esta civilización ha atraído a gente de alrededor de todo el mundo: desde los antiguos patricios hasta Napoleón Bonaparte, pasando por Alejandro Magno y el Imperio Británico de la Era Victoriana.

Y toda esta fascinación no es gratuita: Egipto invita al visitante a descubrir infinidad de monumentos y de antigüedades. Desde los misterios del Valle de los Reyes y las tumbas imperiales en Luxor (la de Tutankamon y Ramses II por ejemplo) hasta la faraónica y monumental arquitectura de Abu Simbel o las imapcibles aguas del Nilo, Egipto marca un hito en la Historia de la Humanidad. Visitar el Cairo es una experiencia única que vale la pena no sólo por la dimensión mística a la que nos transporta, sino por el cúmulo de gente y tradiciones que nos hace imaginar un remoto mundo lleno de fantasía y esplendor.

El estudio de los jeroglíficos es una excelente oportunidad para adentrarse en este mundo completamente nuevo y relativamente novedoso en su estudio (pensemos que la forma de estudiar los jeroglíficos fue apenas descubierta en el siglo XIX). Basta ingresar a Google y escribir "jeroglíficos" para aprender lo que estos nos quieren transmitir. ¡Anímese a penetrar este mundo lleno de colorido y de misterio que el Antiguo Egipto tiene que ofrecer!

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: