Hace poco estaba en un desayuno de una Universidad en la que suelo impartir clases y me obsequiaron el texto de autoría anónima que a continuación les comparto, nada nuevo, sin embargo, son de esas lecturas que tienen implícito el atributo de hacernos reflexionar, al menos en lo particular, así me aconteció.

La pertinencia de incluirlo en este espacio es porque es altamente alusivo a la identidad e imagen de cualquier ente.

Espero te sea de utilidad y que lo puedas compartir porque merece la pena. Saludos.

 

¿Por qué nos conformamos con subsistir en uno de los niveles más bajos de que tenemos conciencia?

¿Cómo es que no se nos ocurre, o no tenemos el valor, o el deseo, o la ambición, o el coraje, o la hombría de poner en juego nuestras máximas potencialidades?

¿Por qué no nos interesa llegar hasta los limites de nuestra propia capacidad?

Por una razón bien sencilla.

Porque el mundo esta poblado por dos géneros muy definidos de personas:

"Los Iguales y los Distintos".

Los Iguales no saben o no quieren ser Distintos. Los Iguales hacen, dicen, piensan y actúan todos de la misma manera. Nunca demasiado bien. Los Iguales viven con el mismo presupuesto mensual, trabajan en oficinas o en lugares semejantes, se levantan a la misma hora, hacen sus compras en los mismos centros comerciales, se divierten los mismos días, en los mismos parques, con los mismos juegos y luego platican sobre lo mismo con las mismas personas. Prácticamente lo único que distingue a sus viviendas, es el color de la alfombra y el número de la puerta.

 

 

 

Estas personas nunca hacen demasiado de nada, critican todo, se adaptan un poco y lo suyo lo hacen nada más un poco bien…, nunca muy bien nada. Sus cónyuges son casi todos iguales, hasta en el aspecto físico logran parecerse. Con ellos los Iguales se reproducen criando hijos igualitos…, a los que educan con el ejemplo para que cuando crezcan sean como sus padres… ¡Orgullosamente Iguales!

 

 

 

 

 

Por otro lado tenemos a los Distintos. Ellos son como una raza rara en nuestra tierra. Son los que impulsan a toda la humanidad, los que la motivan. Parece que de ellos solamente hay unas cuantas muestras que están aquí para enseñarnos que, paradójicamente, no todos somos iguales.

 

 

 

Ellos nunca tienen que decir o hacer notar sus diferencias a los demás, se les nota por la simple presencia en los ojos. Son ese tipo de personas que no pierden su tiempo con envidias tontas, son los que no tratan de superar a nadie salvo a ellos mismos. Siempre tratan de ser mejores de lo que antes eran. Comprenden sus limitaciones y están dispuestos a vencerlas.

 

 

 

Ellos ya se han dado cuenta de que lo que llega lejos, empieza, justo, en el mismo lugar que lo que se queda a la mitad.

 

 

 

Ellos no luchan contra fantasmas sino contra hechos reales, tangibles, palpables, medibles, los Distintos son los que tienen la visión y la libertad de detectar a los Iguales. Los que reconocen esa necesidad que tienen los Iguales de ser dirigidos. Los que diseñan la vida de los Iguales. Los que están dispuestos a ir más allá de lo que los demás les exigen. Son, pues, los que tienen esa rara habilidad de exigirse a sí mismos.

 

 

 

Por regla general los Distintos son los más millonarios…, algunos en dinero, otros en deseo, o en voluntad, o en conocimientos. Ellos se las han arreglado para tener mucho de algo, ese algo que cumple cabalmente con lo que ellos quieren.

 

 

 

A estos no se les puede agrupar por la zona postal en donde viven. Mucho menos por sus hábitos de compra o por los pasatiempos que tengan. Casi todos ellos han logrado identificar pasatiempos con su actividad profesional. Disfrutan lo que hacen, sea lo que sea. Por eso cada día están más perfeccionados en su materia. Y por lo mismo cada vez hay menos personas parecidas a ellos. "Son los únicos seres capaces de diseñar su propia biografía".

 

 

 

Los Distintos son sumamente profundos, de ninguna manera superficiales. Ellos nunca encuentran un obstáculo infranqueable, sino un reto a su inteligencia. Son los que cuando alcanzan la meta no detienen su carrera, sino que al contrario, abren una puerta con la que inician otra vez la marcha.

 

 

 

Ellos no conocen la derrota. Conocen la experiencia. Cada paso, bueno o malo, queda impreso en sus vidas para siempre como algo valioso.

 

 

 

Los Distintos son los que se presentan personalmente a observar las cosas, a vivirlas, a sentirlas, a olerlas, oírlas, juzgarlas. Lo único que hay de común entre ellos, ¡es que no tienen igual!

 

 

 

Como los demás, tienen manos, cuerpo, pies y cabeza. La gran diferencia estriba en que ellos no le cambian la función a cada una de esas partes…, la cabeza la usan para pensar y los pies para caminar.

 

 

 

Los Distintos se reconocen por que se guían con la razón. Y, aunque también ellos sienten, solamente lo hacen cuando hay que sentir y piensan cuando hay que pensar.

 

 

 

 

 

En pocas palabras los Distintos son iguales a los Iguales, pero Distintos.

 

 

 

 

 

ANÓNIMO.

 

 

 

 

 

Recopiló:

 

Guillermo Lora Santos - Tipster

 

febrero 2011.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: