No me digas que no son hijos míos.

Ya sé que no son mis hijos.La voz de mis adentros me lo repite a cada instante.

Ya sé que no son mis hijos. Todo a mi alrededor me lo grita al oído con la boca de un gigante.

Ya sé que no son mis hijos. No necesitas decírmelo. Nadie mejor que yo lo sabe.

Pero cada célula de mi cuerpo, de mis manos, el hueco que hay entre los dedos, mis brazos, mi cuello, mis labios, cada parte de mi ser es madre y a cada parte le duele la ausencia de los que no son mis hijos como si fuera su propia ausencia. No tienen mis óvulos mis hijos, tienen ya una madre mis hijos, no les falta nada a mis hijos. Y en ningún razonamiento, en ninguna explicación, y nadie hasta el momento ha sabido explicarme por qué mis hijos no son hijos míos.

Sólo habría que convencer a la razón, que es la única parte de mí que ya lo sabe. Y no podrás hacerlo.

Así que no vuelvas a decirme que no son mis hijos. 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: