Los padres que se divorcian o separan son conscientes de la nueva situación, en cambio los hijos no entiende la nueva situación, por lo que su padecimiento es más grave. Los padres pasan del amor a l odio, pero los hijos nunca dejan de amar y sobrellevan la situación como pueden.

La custodia compartida es deseable e implica a los padres que tienen que relacionarse con una gran dosis de generosidad y solidaridad entre ellos. Solo en Cataluña, hoy por hoy hay 86.000 niños afectados por divorcios y cada día hay tres separaciones. Esta situación es insostenible y atenta contra los niños que ven como se resquebraja su familia. Hay que cambiar la mentalidad en cuanto a la custodia en los procesos de separación.

En la separación hay personas y pueden convivir si hay una dedicación, un diálogo, entonces se pueden encontrar soluciones que harán crecer a las personas y ser personas respetadas y responsables delante de los hijos.

Los hijos no se divorcian y tienen derecho a tener una familia, disfrutar de ambos abuelos y de toda la familia “extensa”.

Julio Bronchal (Psicólogo),

habla sobre la "Alienación Parental"

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: