La muerte es un tema recurrente y que preocupa siempre a los padres. Cómo explicar que un familiar ha muerto, cómo hacerles entender a los niños qué significa la desaparición física de una persona y cómo acompañarlos en el proceso del duelo, son algunas de las cuestiones que los adultos deben enfrentarse.

Pienso que lo más importante es que el niño entienda, según su edad y su nivel de madurez emocional, que la muerte es universal, que todo lo que está vivo morirá algún día y que eso no es culpa de nadie. Que la muerte es una consecuencia lógica de haber existido, que es una parte del ciclo de la vida y que es inevitable para todos. Además, es importante hacerles comprender que lo que está sin vida no siente, no respira y no sufre.

Cuando estos conceptos básicos se aplican a un caso específico (una abuela, un tío, etc) el niño debe entender, según la psicoterapeuta Laila Astrid Ohlson, con palabras sencillas lo que ocurrió y si es necesario responderles todas sus preguntas y escuchar sus comentarios. También es indispensable permitirle expresar la tristeza, rabia o cualquier otro sentimiento que la situación despierte.

Pero a veces, cuando las muertes suceden de manera traumática, los chicos pueden reaccionar con indiferencia, silencios, como si aparentemente no sintieran nada. Sin embargo, según la psicoterapeuta, la falta de respuesta no debe ser interpretada por los adultos como una señal de que el niño no está afectado o de que se toma muy bien lo sucedido.

Frente a la muerte, cada pequeño, responde de manera diferente, pero si la reacción es de aparente indiferencia o despreocupación, no hay que dejarlos solos: ese silencio es su forma de demostrar dolor, de exteriorizar (aunque sin palabras) el sufrimiento que va por dentro.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: