Un calendario es un sistema que fija el principio, la longitud y las divisiones del año y pone en orden tales divisiones.

Hasta el tiempo de Cristo, la mayoría de las naciones usaban años lunares para contar el tiempo. El calendario juliano se basa en el movimiento del sol para medir el tiempo. Fue introducido por el emperador romano Julio César en el año 46 a.C. para que el pueblo romano midiera el tiempo según años solares. Desde su implantación, se adoptó gradualmente y asigna 365 días al año, salvo que a cada cuarto año (año bisiesto) se le añade un día para hacerlo de 366 días. Sin embargo, con el transcurso del tiempo se descubrió que el calendario juliano es en realidad un poco más de 11 minutos más largo que el verdadero año solar. Para el siglo XVI d.C. se había acumulado una diferencia de 10 días completos.

En el año 1582 el papa romano Gregorio XIII introdujo una leve revisión, y así instituyó lo que ahora se conoce como el calendario gregoriano.

Por bula papal  se omitieron 10 días del año 1582, de manera que el día después del 4 de octubre llegó a ser el 15 de octubre. El calendario gregoriano dispone que los siglos no divisibles por 400 no se consideren bisiestos. Por ejemplo, a diferencia del año 2000, el año 1900 no fue hecho año bisiesto porque el número 1.900 no es divisible por 400.

El calendario gregoriano es originario de Europa, y actualmente es utilizado de manera oficial en todo el mundo. Sin embargo, en los paises de religión ortodoxa, a pesar de que el calendario gregoriano es el oficial, hoy en día las iglesias ortodoxas (excepto la de Finlandia) siguen utilizando el calendario juliano para el cálculo de la fecha de la Pascua.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: