El loro Ravachol

En la localidad gallega de Pontevedra, los Carnavales giran entorno a la figura de un curioso personaje, el loro Ravachol

En la ciudad, los Carnavales también reciben el nombre de Entroidos. Todos los actos importantes que desarrollan durante las fiestas giran en torno a la figura del loro Ravachol.

La leyenda del loro Ravachol

El loro, era propiedad del boticario Perfecto Feijoo, quien tenía una botica que se llamaba La Peregrina, el animal se convirtió en la figura central del carnaval al morir el último día del mismo. 

La leyenda cuenta, que el loro hacia compañía a Perfecto durante todo el día en la botica. Y que cada vez que entraba algún cliente en la misma, el loro era el encargado de avisarle. Al mismo tiempo era capaz de aprenderse todas las picardías que contaban los clientes, pero como no podía ser de otra forma y como buen loro que era también se encarga de repetirlas, con la partícular voz que tenía. 

Según la leyenda, el día que se murió el loro que conincidió con el último de Entroido, los habitantes quisieron hacerle un homenaje y organizaron un cortejo fúnebre para pasear al loro por toda la ciudad. Fue enterrado, en una finca propiedad del boticario situada en las afueras de la ciudad. 

El entierro del loro Ravachol

A partir de aquél momento, el loro pasó a ser el sistituto de la Sardina. Así el último día del carnaval, se realiza el velatorio, cortejo y entierro del loro. Ese día los ciudadanos lo despiden con tristeza y entre lágrimas, van vestidos de riguroso luto. Después del entierro, los habitantes del Pontevedra recuperan la sonrisa y la alegría y esperan que el año pase pronto, para poder volver a disfrutar de nuevo de la picardía que rodea siempre a las fiestas de carnaval. 

 


 

 

El loro Ravachol

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: