Logroño escudo

LOGROÑO: CUATRO PUENTES PARA CRUZAR EL EBRO

   Logroño es la capital de La Rioja, región española conocida sobre todo por ser centro de producción de renombrados vinos. La ciudad de Logroño, de algo más de 150.000 habitantes, apacible e histórica, se caracteriza por estar ubicada dentro del Camino de Santiago, y por ser una de las dos capitales de provincia españolas bañadas por el río Ebro, siendo la otra Zaragoza.

   Desde tiempos muy antiguos se han construido en Logroño puentes para cruzar de una orilla del Ebro a la otra, aunque algunos no pudieron sobrevivir al paso del tiempo ni a las crecidas del río. En algunas ocasiones, tras el derrumbe de un puente se aprovecharon cimientos, estructuras o ubicaciones para reconstruirlos, en otras desaparecieron completamente. Actualmente Logroño cuenta con cuatro puentes para cruzar el Ebro.

Los cuatro puentes de Logroño

   Puente de Piedra, el más característico de la ciudad de Logroño. Fue construido en el mismo lugar donde había uno más antiguo, atribuido a San Juan de Ortega, arquitecto del Camino Jacobeo. Tenía una torre a cada extremo y otra en el centro. No queda nada de esa primera versión del puente, pero su imagen se recoge en el escudo de Logroño. Después de varias reconstrucciones y otras tantas riadas y derrumbes, en 1884 se inauguró la última versión, que dura hasta la actualidad. El arquitecto fue Fermín Manso de Zúñiga, y el puente lleva el nombre de San Juan de Ortega, aunque es más conocido como el Puente de Piedra. Su longitud es de 198 metros y tiene 7 arcos en vez de 12 como tenía antes, ya que al ser menos arcos y estar más separados, pasa más agua, y además los pilares son más gruesos y el puente es más resistente.

   Este puente, lo mismo que el anterior al que sustituyó, está estrechamente ligado al Camino de Santiago, ya que el itinerario de dicho camino lo cruza para entrar en la ciudad de Logroño y por él han pasado miles de peregrinos a lo largo de la historia. La Oficina del Peregrino se encuentra al principio del puente, y ya desde allí se ven algunos monumentos emblemáticos y prominentes de Logroño, como la torre piramidal de la iglesia de Santa María de Palacio, o las torres barrocas de la concatedral de Santa Maria de la Redonda.

mi escritorio

   Otro de los puentes de Logroño es el llamado Puente de Hierro. Su construcción data de 1882 y fue impulsada por el ilustre político riojano del siglo XIX Práxedes Mateo Sagasta, conmovido por una desgracia acaecida poco tiempo antes, al derrumbarse un puente volante militar donde fallecieron noventa soldados. Se accede a este puente desde la calle Sagasta, nombre que se le dio a esa calle de Logroño sólo unos meses antes de inaugurarse el puente. El arquitecto, como en la última versión del Puente de Piedra, fue Fermín Manso de Zúñiga, quien decidió construirlo a unos 8 metros de altura para que las crecidas del Ebro no lo derribasen como había sucedido con puentes anteriores de menor altura. Su longitud es de 330 metros.

mi escritorio

   La Pasarela Peatonal es otro de los puentes de Logroño, el único que no es para el tráfico rodado, sino exclusivamente para peatones. Va desde el Parque del Ebro hasta la zona residencial y deportiva de la otra orilla. El Parque del Ebro es una magnífica zona verde de 150000 metros cuadrados en la margen derecha del río, al lado de casco antiguo de la ciudad de Logroño.

mi escritorio

   El más moderno de los puentes de Logroño sobre el Ebro es el Puente de Sagasta, dedicado a Páxedes Mateo Sagasta en el primer centenario de su muerte, aunque también es conocido como el Cuarto Puente. Se construyó en el año 2003, obra del ingeniero Javier Manterola. Tiene un arco central que mide 28 metros en su parte más alta, y cuenta con un sistema de tirantes. Su peculiaridad es que las aceras están separadas del cuerpo central, así la calzada va en línea recta mientras que las aceras describen una suave curva en torno a ella. Su longitud es de 168 metros.

mi escritorio

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: