fotografia

Suele decirse de aquellas personas que debajo de una actitud amable y servicial esconden oscuras y nefastas intenciones. Todos en alguna ocasión nos hemos topado con estos seres que casi siempre consiguen engañarnos pues el que no hace el mal no piensa que este se encuentra cerca, acechando tras cualquier esquina y fingiendo lo que no es para engatusarnos para conseguir sus fines. La comparación viene desde las fábulas de Esopo que son como cuentos infantiles pero con moraleja.

fotografia

EL LOBO CON PIEL DE OVEJA (Fábula de Esopo)

Meditando el lobo de que forma podía obtener más comida ya que las ovejas estaban muy vigiladas por el pastor, se dirigió a un cobertizo donde este guardaba las pieles de las ovejas muertas para venderlas después y eligió la mas grande que era la que le venía bien y se vistió con ella metiéndose dentro del rebaño disimuladamente haciendo como si pastara.

 

fotografia

Cuando llegó el atardecer, fue llevado con todo el rebaño a un cobertizo sin que el pastor notara nada y la puerta quedó bien cerrada. Pero esta noche aconteció que el pastos necesitaba una provisión de carne para reponer su despensa y se dirigió al cobertizo agarrando al lobo pensando que era la oveja mas grande y sin pensarlo le propinó un tajo que corto su cuello de inmediato.

fotografia

Se dio cuenta entonces el pastor de que debajo de la piel de oveja se encontraba el lobo ya moribundo y fue y lo colgó de una rama del árbol más grande para que todos los pastores y gentes del campo vieran la ejemplar muerte del lobo farsante. La moraleja de esta fábula es: "Según hagamos el engaño, así recibiremos el daño".

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: