De la lectura de Otelo, obra de Shakespeare, se extren algunas citas, a manera de subrrayados, a tenerse en cuenta para entender en algo la historia del Moro Otelo, producto del genio creador del "Cisne de Stradford-on-Avon",como se le denomina al escritor. 1. ...Le sirvo para tomar sobre él mi desquite...No tengo al moro ni respeto ni obediencia,pero se lo aparento así para llegar a mis fines particulares. (Yago en un diálogo inicial con Rodrigo,pretendiente de Desdémona). 2...Lo odio como a las penas del infierno (Yago al despedirse de brabancio,padre de Desdémona). 3...Nuestros cuerpos son jardines en los que hacen de jardineros nuestras voluntades..Si la balanza de nuestras existencias no tuviera un platillo de razón para equilibrarse con otro de sensualidad,la sangre y bajeza de nuestros instintos nos llevaría a las consecuencias más absurdas,.. (Yago a Rodrigo). 4...¡Oh mi señor,cuidado con los celos!Es el monstruo de ojos verdes que se divierte con la vianda que le nutre.Vive feliz el cornudo que,cierto de su destino,detesta a su ofensor,pero,¡oh,qué condenados minutos cuenta el que idolatra y,no obstante,duda;quien sospecha y, sin embargo,ama profundamente!. (Yago a Otelo). 5...No tienes para hacerme mal la mitad de fuerza que yo para sufrirlo.¡Oh crédulo! ¡Oh imbécil!¡Tan incostante como el barro!Has cometido una acción..¡No me inquieta tu espada!,¡Te daré a conocer,aunque perdiera veinte vidas! ¡Socorro!¡Socorro!¡Hola! ¡Socorro! ¡El moro ha matado a mi señora! ¡Al asesino! ¡Al asesino! (Emilia,esposa de yago,dirigiéndose a Otelo,asesino de su esposa Desdémona). 6...Por favor,¿queréis preguntar a ese semidiablo por qué ha hechizado así mi alma y mi cuerpo? (Otelo ,en diálogo con Cassioy Yago). 7.... Os lo suplico;cuando en vuestras cartas narréis estos desgraciados acontecimientos,hablad de mí tal como soy; no atenuéis nada,pero no añadaís nada,pero no añadáis nada por malicia.Si obráis así,trazaréis el retrato de un hombre que no amó con cordura, sino demasiado bien;de un hombre que no fue fácilmente celoso; pero que una vez inquieto, se dejó llevar hasta las últimas extremidades; de un hombre cuya mano,como la del indio vil,arrojó una perla más preciosa que toda su tribu;de un hombre cuyos ojos vencidos,aunque poco habituados a la moda de las lágrimas,vertieron llanto con tanta abundancia como los árboles de Arabia su goma medicinal.Pintadme así, y agregad,que una vez en Alepo,donde un malicioso turco en turbante golpeaba a un veneciano e insultaba a la República,agarré de la garganta al perro circunciso y dile muerte...así (se da de puñalada)...Yago dirigiéndose a Ludovico,pariente de Brabancio,padre de Desdémona).

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: