Cuando las autoridades de las instituciones están ausentes, por distintos y variados motivos, sin duda que se torna vital, relevante y significativo el rol de la portera.

Ella es quien abre el colegio, recibe a los alumnos, a los padres, conversa con ellos, se ocupa de que todo esté en orden, los registros, las tizas, las aulas, los baños, las luces, en fin… se ocupa de todo, y además, sabe de todo…

La portera, en estas “reiteradas” circunstancias especiales, conversa con los alumnos en las horas libres, hasta sugiere actividades, siempre con buen humor, y hasta es la persona indicada también que recomienda remedios caseros cuando alguien no se siente bien dentro del ámbito escolar.

Además, escucha...

Este rol que ocupa la portera o el portero, no sólo adquiere importancia en la primaria o secundaria, ya que también sucede en otros niveles educativos.

El portero o la portera, se hacen cargo!

Siempre están, escuchan de todo, ven de todo y solucionan todo! A veces me pregunto, ¿cómo harán?, ¿cómo pueden hacer fácil todo lo difícil y complicado de las instituciones? ¿Qué formular misteriosa y escondida tendrán?

Es el caso de Rosita, la Portera, que sabe todo lo que pasa y encuentra fácilmente y sin rodeos la solución cuando alguien la necesita. Busca en los escritorios, entre papeles a veces ordenados, a veces desordenados, en la cocina, donde sea, y puede resolver las cuestiones eficientemente… Ya sea para un docente o para un alumno. Sabe dónde está el sello, sabe de certificados, de horarios y es la última en retirarse de la institución cuando ya todo está tranquilo y en orden. Sabe de notas, de profesores, de fechas de inscripción, de alumnos, del cable del grabador, de la luz que anda, de la que no anda, todo!

Pero sin duda lo más importante de Rosita, la Portera, es su rol de “acompañar” a los alumnos SIEMPRE, de escucharlos, de entenderlos, especialmente cuando fallan en los exámenes o cuando se sienten frustrados por tal o cual materia o profesor... Porque Rosita, la Portera, es también “psicóloga”, sin saberlo, claro, y aconseja bien, porque es muy optimista! Ella es lo que todos necesitamos, escucha, abraza y reconforta con sus palabras fáciles, claras, buenas…! Ella entiende al otro y se pone en el lugar del otro. Es un verdadero ejemplo de empatía dentro de la institución.

A todos los que conocen a Rosita, la Portera, este es mi querido y humilde homenaje ya que con sus múltiples labores y simplemente con sus ganas de trabajar bien y con su SER HUMANO, es capaz de resolver las cosas en forma eficiente, rápida, sencilla, siempre con su buen humor y respeto hacia el otro. Es un verdadero ejemplo de buen escucha INOLVIDABLE PARA TODOS LOS QUE LA CONOCEMOS! Porque Rosita, la Portera, es real, existe. Y para ella todo es posible…todo se puede…

Qué fácil serían las cosas si todos tuviéramos adentro nuestro algo de Rosita, la Portera!

Alicia I. Ciocca - Buenos Aires, Argentina

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: