Siempre hablamos de los que necesitamos y debemos hacer antes de una boda, de los preparativos, de los detalles y un sin fin de cosas a tener en cuenta, pero el hecho es que no solo debemos tener en cuenta lo que debemos hacer, sino también lo que no debemos hacer. Y es que hay ciertas pautas en las que nunca debemos caer desde el mismo momento en que decidimos que vamos a casarnos.

Es importante por ejemplo, no dejarlo todo para última hora, siempre recomendamos que escojáis un margen bastante amplio para la fecha de la boda, por ejemplo a un año, sería suficiente para que podáis planear la boda, sin necesidad de agobios y malos ratos.

Además con tiempo por delante también podrás ahorrar, pues te dará tiempo de comparar calidad y precios de diferentes proveedores.

Otra de las ventajas, es que tienes más tiempo para encontrar el vestido de tus sueños, y que además no resulte excesivamente caro para ti.

Puedes también planear el viaje que siempre imaginaste, y saber que ofertas están por venir y cuales están en vigor, para saber cual es la que más te conviene, con tanto tiempo de adelanto podrás escoger, vuelos, horarios, hoteles, etc.. y seguro que conseguirás que todos los detalles estén a tu gusto.

En definitiva todo lo que imagines te dará tiempo de planearlo con un año de adelanto, así que no te anticipes por la emoción de verte casada con el amor de tu vida y piensa con la cabeza lo que será mejor para vosotros.

 

Información ofrecida por www.nuvisystem.com

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: